Inmobiliario

Cómo invertir en vivienda con pocos ahorros: así puedes ganar dinero

La copropiedad, los fondos inmobiliarios o el crowdinvesting son formas asequibles de apostar por inmobiliario.

Lo que debes hacer para ahorrar antes de contratar una hipoteca.
Cómo invertir en vivienda con pocos ahorros: así puedes ganar dinero
©[towfiqu barbhuiya] a través de Canva.com.

La inversión en ladrillo es una de las más comunes entre los españoles. España es sobre todo un país de propietarios. El 76,9% de los hogares eran viviendas en propiedad en 2020, frente a aquellos que vivían en alquiler, un 17,3% según la última encuesta continua de hogares del INE. Es por ello que la vivienda es un activo financiero para muchas personas.

Con todo, generar una renta extra con bienes inmuebles solo está al alcance de los grandes tenedores o de los pequeños que disponen de al menos dos viviendas (y por tanto se pueden permitir arrendar una de ellas). Pero no hace falta tener una propiedad en primera línea de playa para sacar rendimientos al ladrillo. Existen alternativas cada vez más asentadas para invertir en inmobiliario.

Pau Antó, divulgador financiero e inversor inmobiliario, explicaba recientemente a Finect que es posible sacar punta a la inversión en vivienda con cantidades de 10.000 o 20.000 euros. "Los inmuebles suben en gran parte por la inflación", destaca Antó en referencia a la subida generalizada de precios de las últimas semanas. Por ello, el divulgador sostiene que es "el mejor momento económicamente para endeudarse a un tipo de interés bajo en un activo que se puede apreciar como activo real y teniendo una rentabilidad ligada a una renta que se va actualizando año a año por la inflación".

Para llevar a cabo esta estrategia, Antó destacó la posibilidad de contratar un préstamo "con buenas condiciones" para costear una parte de la hipoteca. Los niveles actuales de inflación superarán el tipo de interés que el banco fije en ese préstamo hipotecario.

La gente con poco capital debe tener muy presente que con unos ahorros escasos se puede invertir. Una fórmula en boga es la copropiedad. "Entre varios amigos podemos hacer una compra de una vivienda para alquilarla o venderla", destaca Antó. Esta opción permite aliviar el endeudamiento al invertir en inmobiliario y para muchos expertos en finanzas es una forma de diversificar las inversiones con un tipo de activo distinto.

Fondos y crowdinvesting inmobiliario

El mercado ofrece alternativas que no suponen hacerse con una propiedad. Los fondos de inversión inmobiliarios son productos que invierten en inmuebles con los que obtienen rendimientos mediante el alquiler o el incremento del valor de sus activos, así como en compañías cotizadas relacionadas con el sector.

Los más habituales son los fondos inmobiliarios indirectos: invierten en compañías que desarrollan su actividad en este mercado sin adquirir propiedades o inmuebles. Este tipo de fondos apuesta por empresas relacionadas con el sector inmobiliario y por socimis, que se dedican a la compra, promoción y rehabilitación de inmuebles para su posterior alquiler. Algunos de los más rentables este año y que puedes consultar en Finecto son el BlackRock Strategic Funds - Global Real Asset Securities Fund o el Nordea 1 -Global Real Estate Fund. El primero se puede contratar desde 5.000 euros y el segundo permite al inversor aportar la cantidad que el inversor considere oportuna.

Otra forma democrática y accesible de acceder al ladrillo es el crowdinvesting inmobiliario, un sistema de pequeñas inversiones a través de plataformas que seleccionan y ejecutan las inversiones. Habitualmente destinan las aportaciones hechas por los particulares a través de internet a reformar inmuebles para luego venderlos. “Pierdes mucho control cuando inviertes en este tipo de plataformas y prefiero la inversión directa con una persona que conozca y me genere confianza”, revela Antó.

Mostrar comentarios