Con el Euríbor en mínimos

¿Hipoteca fija o variable? La mejor opción según tu perfil de comprador

Según HelpMyCash, no existe una modalidad que sea más conveniente, sino que todo dependerá de la persona que necesite financiación para adquirir la vivienda y del tiempo que necesite para devolver el dinero a la entidad.

¿Comprar una casa ahora? Estos son los bancos con las hipotecas fijas más bajas
¿Hipoteca fija o variable? La mejor opción según tu perfil de comprador
Canva

Actualmente, el euríbor cotiza cerca de su mínimo histórico (-0,481% en mayo de 2021) y los bancos ofrecen las hipotecas fijas más baratas de la historia de España. El debate, por lo tanto, está servido: ¿es mejor hipotecarse a tipo fijo o variable? Según el comparador financiero HelpMyCash.com, en realidad no existe una modalidad que sea más conveniente que la otra, sino que todo dependerá del perfil de la persona que necesite financiación para adquirir la vivienda y, también, del tiempo que necesite para devolver el dinero a la entidad.

El tipo fijo, para clientes que buscan estabilidad

Las hipotecas fijas, por definición, son productos cuyo interés no cambia durante todo el plazo. Son, en consecuencia, especialmente adecuadas para clientes que valoren mucho la estabilidad, es decir, que crean que el euríbor subirá a corto o a medio plazo o que simplemente quieran pagar siempre lo mismo para controlar su gasto.

Ahora bien, según HelpMyCash, es mejor decantarse por esta modalidad si el plazo de devolución es de 20 años o más. Y es que las previsiones apuntan a que el euríbor seguirá bajo durante un mínimo de cinco años, así que hipotecarse a tipo fijo puede salir caro si se quiere devolver el dinero en unos 10 o 15 años. Cabe destacar, en ese sentido, que la mayor parte de los intereses de un préstamo se pagan durante el primer tercio de su período de reembolso (método francés de amortización) y que, ahora mismo, los tipos de las hipotecas variables son más bajos por el euríbor negativo.

En cambio, si el plazo es de dos o tres décadas, habrá más probabilidades de que suba el euríbor y de que la hipoteca fija contratada no salga mucho más cara que una variable. De hecho, si este índice se situara por encima del 1% a medio plazo, con los tipos fijos actuales se pagaría menos.

Lógicamente, si se contrata una hipoteca a tipo fijo, es importante que esta tenga un interés bajo. Actualmente, las mejores ofertas tienen unos tipos de alrededor del 1,50% o por debajo; generalmente a cambio de contratar algunos productos de la entidad. Un buen ejemplo es la Hipoteca Fija de BBVA, que tiene un interés de entre el 1% a 15 años y el 1,45% a 30 años si se domicilia la nómina y se suscriben sus seguros de hogar y de vida.

El tipo variable, para los que quieran pagar poco a corto plazo

En cambio, el interés de una hipoteca variable está formado por un diferencial (que es fijo) más un índice de referencia llamado euríbor, cuyo valor cambia mensualmente y se revisa cada seis meses o cada año (aunque durante los primeros 12 o 24 meses suele aplicarse un tipo fijo). Actualmente, como el euríbor cotiza en negativo, estos préstamos tienen un tipo muy bajo y unas cuotas muy asequibles. En consecuencia, pueden ser una buena opción para aquellos que quieran pagar poco; al menos a corto plazo.

Según HelpMyCash, si se contrata una hipoteca a tipo variable, lo ideal es devolver el dinero lo antes posible (en unos 10 o 15 años, por ejemplo). Como se espera que el euríbor se mantenga bajo durante los próximos cinco años, la mayor parte de los intereses se pagaría durante ese período, así que el crédito saldría muy barato. Además, así habría menos probabilidades de sufrir una subida del índice.

Conviene, eso sí, que el hipotecado tenga el músculo financiero suficiente para afrontar un posible aumento del euríbor, que provocaría un encarecimiento de las cuotas de la hipoteca. También es aconsejable calcular, para curarse en salud, si se podrían pagar esas mensualidades en caso de que el índice alcanzara valores elevados (del 3% o superiores)

En cuanto a las condiciones, la hipoteca variable ideal tiene un diferencial (la parte que se suma al euríbor) de menos del 1% y un interés fijo inicial de menos del 2% aplicado durante el primer año como mucho. La Hipoteca Variable de Bankinter, por ejemplo, cumple estos requisitos: tiene un interés del 1,99% el primer año y de euríbor más 0,99% los siguientes, siempre que se tenga abierta su Cuenta Nómina, No-Nómina o Profesional, se contraten sus seguros de hogar y vida y se suscriba uno de sus planes de pensiones.

Mostrar comentarios