Fuerte devaluación de activos

Meliá 'sale' de España y Cuba mientras potencia su actividad hotelera en Asia

El grupo hotelero de Mallorca registró pérdidas de 595,9 millones de euros durante el ejercicio de 2020 a causa del desplome de la actividad turística. 

Hotel Meliá Paradisus Palma Real, en República Dominicana
Melia 'sale' de España y Cuba mientras potencia su actividad hotelera en Asia.
Meliá

Meliá Hotels, la cadena hotelera con sede en Mallorca, se aleja de España. La empresa controlada por la familia Escarrer ha informado de 11 desafiliaciones en 2020 de las que cuatro sucedieron en suelo español y dos, en Cuba. Por el lado contrario, la compañía ha desvelado en sus resultados anuales tres aperturas exitosas de complejos ubicados en Dubai, Chengdú (China) y Bulgaria. Las cifras respaldan esta decisión ya que los ingresos por habitación de España experimentaron un descenso pronunciado del 46% durante el 'año Covid' y los de China, uno del 32%. 

Ninguna de las cifras dos cifras ofrece un panorama alentador para el sector hotelero, pero los ciudadanos chinos han dado muestras de normalidad al mercado durante los últimos meses con los repuntes en la movilidad y la ocupación hotelera durante su semana festiva de octubre 2020 y la celebración del año nuevo chino en febrero de este año, gracias a su campaña agresiva de vacunación.

España no ha podido evitar los portazos. El Hotel Sol Cala de Mallorca All Inclusive -que vale por dos porque incluye al complejo Mirador de Calas- y el Hotel Sol Cala Antena han salido de la portafolio de Manacor (Mallorca); el Hotel Tryp Ciudad de Alicante se ha marchado de Alicante; y el Tryp Valencia Amussafes cierra la lista de despedidas. En total, el grupo se ha desecho de 1.010 habitaciones en el territorio español. La salida de más peso es la del Hotel Sol Cala de Mallorca All Inclusive, por sus 473 habitaciones. 

La empresa explica en sus resultados que el cierre de sus hoteles en España se produjo la segunda semana de marzo con la entrada en vigor del primer estado de alarma y no fue hasta el inicio de junio que pudo reactivar su actividad. Los meses siguientes estuvieron marcados por rebrotes y cuarentenas para viajeros impuestas desde países importantes a nivel turístico como Reino Unido, que impidieron recuperar la 'normalidad'. Así, la situación epidemiológica no ha dado tregua a la cadena, que en el tramo final de 2020 tuvo que acelerar el cierre de algunos establecimientos y frenar la apertura de otros.  

En este tiempo, sus activos físicos han perdido valor. La empresa ha admitido un golpe de 80,3 millones de euros en sus cuentas producto del deterioro del valor de los inmuebles que tiene en propiedad durante el ejercicio de 2020. Asimismo, la cadena de los Escarrer se vio obligada a ajustar su plan de negocio tras la Covid y determinó que el importe recuperable de los inmuebles que alquila para su actividad hotelera fue 70 millones menor para el periodo 2020-2030.

En su conjunto, la empresa hotelera experimentó pérdidas de 595,9 millones de euros durante 2020, una cifra muy por debajo de las ganancias de 112 millones notificadas en 2019. Además, la compañía cerró el año pasado con unos ingresos operativos de 528 millones de euros, un número 70,7% menor que el del ejercicio anterior. En la misma línea, el ebitda de enero a diciembre fue de 151 millones de euros frente a los 477 millones de 2019, lo que representa un descenso del 131%.  La compañía ha atribuido la debacle al parón de la actividad turística que forzó la Covid-19 en sus resultados publicados en la CNMV. 

Aún así, la empresa se ha propuesto abrir 20 hoteles más en distintas localidades, incluyendo España, en 2021. La cadena ha indicado en la presentación de sus resultados que "la incertidumbre y las restricciones hacen que la compañía mantenga activado su plan de contingencia, confiando en una recuperación progresiva a partir del segundo trimestre. La demanda se recuperará con fuerza tan pronto como se normalice la situación sanitaria, premiando el corto radio y el segmento vacacional. Desde la prudencia, Meliá ve con moderado optimismo el fuerte repunte de reservas a partir de mayo y junio".

Mostrar comentarios