Incluido en el Plan de Vivienda

Cómo funciona el alquiler social y cuáles son los requisitos para solicitarlo

El Estado dispondrá de cerca de 26.000 inmuebles en el fondo de vivienda social. Ayuntamientos, comunidades y el Ministerio de Transportes gestionarán esos recursos inmobiliarios. 

alquiler
Cómo funciona el alquiler social y cuáles son los requisitos para solicitarlo
Canva

El Gobierno ha llegado a un acuerdo con las entidades bancarias y con la Sareb, por el que ambas ofrecerán numerosos bienes inmobiliarios de su cartera para aquellos que están en "circunstancias extremas". En cifras: se destinarán más de 10.000 viviendas a alquiler social y a personas con menos recursos. El pacto fue anunciado durante el día de ayer por el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, quien destacó que, desde ahora, el parque público de viviendas contará con hasta 24.000 inmuebles. Se trata, por cierto, de una de las primeras medidas del nuevo Plan de Vivienda para el Alquiler Asequible, que estará dotado con hasta 1.000 millones que saldrán de los fondos europeos canalizados a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. 

En un acto celebrado en Moncloa para presentar el pacto, Sánchez ha explicado que la Sareb destinará cerca de 10.000 viviendas de su cartera que se ofrecerán a precios asequibles. 5.000 de ellas estarán disponibles para el Estado a corto plazo, mientras que las otras 5.000 están pensadas para el medio y largo plazo. 

Cuando hablamos de alquiler social nos referimos a un plan concebido por el Gobierno con el objetivo de facilitar arrendamientos a familias que hayan perdido sus casas por haberse visto afectado por la crisis, deudas de préstamos hipotecarios, etc. Para ello, el Ejecutivo se apoya en distintos bancos e instituciones financieras o el Ministerio de Economía. 

Por decirlo de una forma más sencilla: los alquileres sociales están destinados a aquellos en riesgo de exclusión social, para jóvenes o mayores de 60 años sin ingresos o con una renta tan mínima que le imposibilita acceder a una vivienda digna. 

Eso sí, para considerarse alquiler social como tal debe cumplir una serie de condiciones como que el coste sea menor de 400 euros y que la renta no supere el 30% de los ingresos anuales familiares. Por lo general, el contrato tiene una duración de dos años, aunque puede prorrogarse si se cumplen todavía los requisitos en el momento de su extinción. 

Requisitos

Para acceder a un alquiler social se deben cumplir algunos de estos supuestos: 

  • Los ingresos del interesado no deben superar 3 veces el límite del IPREM, actualmente fijado en 564,90 euros. 
  • Ser mayor de edad con nacionalidad española o permiso de residencia permanente.
  • No poseer ninguna propiedad
  • No percibir ningún tipo de ingresos o no tener acceso a prestaciones
  • Ser jubilado y tener deudas hipotecarias que superen las prestaciones
  • Tener hijos menores de edad o ser una familia monoparental con hijos a cargo
  • Que en la unidad familiar haya un integrante con una discapacidad de al menos el 30%.
  • Personas en situación de dependencia
  • Unidad familiar en la que haya una persona que haya sido víctima de violencia de género.

Para solicitar el alquiler social, el interesado deberá acudir a las entidades bancarias y cajas de ahorro correspondientes. Debe ser la misma que inicio el proceso de desalojo de la residencia anterior. 

Mostrar comentarios