Ley de vivienda

¿Un ejemplo para limitar los precios del alquiler? Así les ha ido a Berlín y a París

El Gobierno ha pactado regular los arrendamientos, de modo que se prohíban subidas de rentas en las zonas más tensionadas.

Regulación precio alquiler
¿Un ejemplo para limitar los precios del alquiler? Así les ha ido a Berlín o a París
©️[btrenkel] a través de Canva.com

Después de meses de intensas negociaciones en el seno del Gobierno de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE, los socialistas han aceptado por primera vez regular los precios de los alquileres, de forma que se prohíba un incremento de las rentas en las zonas de mercado más tensionadas. En la práctica esto supone que si un inquilino termina su contrato tendrá derecho a renovar el mismo en las mismas condiciones durante el tiempo en que el mercado siga tensionado. Además, los nuevos contratos tendrán que tener como referencia el del arrendatario anterior. 

De esta forma, el PSOE ha terminado aceptando la propuesta de la formación morada de aplicar un sistema de regulación pública de los precios del alquiler, para poner coto a las subidas abusivas de los mismos. Aunque, eso sí, en la propuesta de Unidas Podemos también se incluye una bajada de los precios del alquiler, algo que no está incluido en la del ministro Ábalos. 

Sea como fuere, de incluirse esta medida en la Ley de vivienda, España seguiría los pasos de algunos de sus vecinos como Alemania, Francia o Portugal, entre otros. Así las cosas, ¿serviría de ejemplo el caso de otras grandes metrópolis como Berlín o París? ¿Cómo les ha ido a estas capitales tras regular sus precios del alquiler? 

Luces y sombras en Berlín

La idea que tiene ahora el Gobierno sobre la mesa de limitar las subidas en las zonas más tensionadas, llegó a Alemania en 2015. Desde entonces, se ha experimentado una "desaceleración moderada", según un informe del Instituto Alemán de Investigación Económica. Tal y como detalla Newtral, del estudio se desgrana que en las zonas donde más habían subido los precios, se consiguieron evitar fuertes repuntes, aunque, eso sí, siguieron existiendo ofertas por encima de los precios permitidos. 

Como en Berlín el problema era aún mayor, en febrero de 2020 entró en vigor la conocida como Ley Mietendeckel, según la cual los precios de 1,5 millones de viviendas se congelaron de acuerdo a los niveles de junio de 2019, algo que fue aplaudido por inquilinos, pero criticado por propietarios y promotores de vivienda. Finalmente, la Justicia acabaría dando la razón a estos últimos, pues el pasado abril el Tribunal Constitucional germano acabó tumbando la norma, tras declararla ilegal por entender que las autoridades se habían extralimitado de sus competencias. 

La Ley Mietendeckel establecía un precio de un euro por metro cuadrado, según el año de la construcción del inmueble, de modo que las construidas antes de 1918, partían de 5 euros al metro cuadrado, hasta un máximo de 9,80 en las edificadas entre 2003 y 2013. Así lo explica Newtral, que además menciona un estudio al que le remitió el propio Ayuntamiento de Berlín y que citaba las consecuencias de esta reforma. Tras entrar en vigor, los precios cayeron un 7,8%, pero un año después, las tres cuartas partes de los propietarios seguían superando los límites máximos permitidos. 

Asimismo, son varios los estudios que destacaban que tras la regularización del alquiler, la oferta disminuyó de forma considerable. La gran escasez suponía, por tanto, muchas más trabas para los jóvenes que alquilaban por primera vez. 

París y los escollos para cumplir la Ley

En julio de 2019, llegó a París la Ley Elan para limitar los precios de los arrendamientos. Desde entonces, los inquilinos tienen a su disposición una página web estatal en la que pueden comprobar si el precio de la renta se ajusta a la Ley teniendo en cuenta diferentes características del piso -como el barrio o la fecha de construcción- para las que se establecieron distintos topes. 

Sin embargo, casi dos años después, hay estudios, como el del ministerio francés de la Transición Ecológica y Solidaria, que sostiene que las leyes "están siendo poco respetadas" por lo general. Detallaba pues casi una de cada cinco viviendas superaba los topes fijados. Las multas, por cierto, van desde los 5.000 hasta los 15.000 euros. 

Pero Elan no sería la primera Ley que llegaría al país galo con el fin de regularizar el alquiler. En 2014, durante el mandato de François Hollande, se aprobó la Ley Alur que permitía poner topes en zonas donde los precios se habían incrementado de forma considerable. Entonces, la Justicia la acabó tumbando en 2017 y los precios volvieron a dispararse. 

Mostrar comentarios