Mueren dos miembros del Cuerpo Fronterizo en sendos atentados en Pakistán


MADRID|

Al menos dos miembros del Cuerpo Fronterizo de Pakistán han muerto este lunes en sendos atentados perpetrados en las localidades de Chaman, situada cerca de la frontera con Afganistán, y Peshawar.

En un primer ataque, un agente del Cuerpo Fronterizo ha muerto tras estallar una bomba cerca de un puesto de control en la ciudad fronteriza de Chaman, según ha informado la cadena de televisión local Geo TV.

Posteriormente, un mayor de este mismo organismo ha muerto en un atentado suicida contra el vehículo en el que realizaba una patrulla en Peshawar. El suicida iba en motocicleta y activó sus explosivos al estar cerca del vehículo, hiriendo a otros cuatro soldados.

Los atentados han sido ejecutados apenas un día después de que el Ejército anunciara el inicio de una operación a gran escala contra el grupo yihadista Estado Islámico en las Zonas Tribales de Administración Federal (FATA).

Se trata de la llamada 'Operación Jíber-4', concentrada especialmente en el valle del Rajgal, según informó el director general del ISPR (el comité de Relaciones Públicas Interservicios), el general Asif Ghafur.

"Se trata de la zona más crítica de todas las áreas FATA", indicó el general, antes de garantizar que el Ejército afgano prestará su colaboración en el caso de que los yihadistas intenten escapar de la operación atravesando la frontera.

"Sin embargo, no se permitirá la entrada en nuestro país a una fuerza extranjera. Todas las operaciones serán desarrolladas por las fuerzas de seguridad paquistaníes", declaró.

"Esta operación era necesaria porque Estado Islámico se estaba enquistando en esta zona y hay que detenerlo", indicó Ghafur, destacando la complicada orografía de un lugar rodeado por montañas de hasta 5.000 metros de altura, repletas de cuevas y otros escondites.

"Una vez que esta operación haya terminado", añadió el portavoz, que no ha dado un plazo concreto para su finalización, "aseguraremos la frontera por nuestro lado y eliminaremos estos escondites".

La operación se enmarca en la 'Operación Radd-ul-Fasaad' (Operación Eliminación de la Discordia) lanzada en febrero tras una serie de atentados en el país con el objetivo declarado de eliminar "la amenaza latente del terrorismo".