España mantiene la adicción al petróleo con nuevos récords de importaciones


  • Las importaciones de petróleo se han elevado a 31,8 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 3,8% respecto al mismo periodo de 2016.

  • La adicción al petróleo se observa también en las importaciones de productos derivados -gas licuado, gasolinas, querosenos, gasóleos...- que aumentaron un 9,8%.

Pozo de extracción de petróleo.

Pozo de extracción de petróleo. EUROPA PRESS

El petróleo barato es uno de los factores que lleva en volandas a la economía y el país se resiste a cambiar de hábitos. Las importaciones de crudo, según datos actualizados de Cores, la empresa encargada de controlar y mantener las existencias estratégicas, se encaminan a nuevos récords. En los seis primeros meses del año, las importaciones de petróleo se han elevado a 31,8 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 3,8% respecto al mismo periodo de 2016. La adicción al petróleo se observa también en las importaciones de productos derivados -gas licuado, gasolinas, querosenos, gasóleos, etc- que en el primer semestre aumentaron un 9,8%, hasta 10,3 millones de toneladas.

España se encamina hacia un nuevo récord de importaciones de petróleo. Registra un aumento de la dependencia de los combustibles fósiles, constante en las últimas décadas. Es algo que contradice la tendencia internacional como destaca, entre otros organismos, la Agencia Internacional de la Energía (IEA) en el informe Mercado de Eficiencia Energética 2016. En dicho informe, la agencia explica que tras el acuerdo de París por el clima, los Gobiernos están centrando sus políticas en reducir las emisiones de carbono y en ahorrar energía. Los esfuerzos se centran en crecer, pero gastando menos energía.

España es diferente

No es lo que sucede en España. Los bajos precios del crudo y la sequía -que aumenta el empleo de combustibles fósiles para producir electricidad- tiran de las importaciones que se encaminan hacia nuevas marcas para superar los registros de 2015. Ese año, dos factores llevaron las importaciones a niveles de Guinnes: el desplome de los precios y la fuerte subida de los márgenes de refino, que animaron a las grandes empresas refineras a amortizar las inversiones realizadas.

Tras los récords de 2015, la situación se moderó -poco- al año siguiente. En 2016, las importaciones de crudo cayeron un 0,7%. Pero para tomar impulso. Este año, las importaciones apuntan a nuevo récord, lo que tiene su impacto en la gran contabilidad del país. El déficit energético ha aumentado hasta junio un 42,3%, hasta los 11.351 millones de euros, muy por encima del déficit de 7.978 millones de los seis primeros meses del año anterior. 

importación de crudo importación de crudo

importación de crudo

Para el experto en energía y presidente de N2E, Javier García Breva, el aumento en las importaciones -y la dependencia- del petróleo "revela que el país no ha aprovechado la crisis para reducir su nivel de dependencia, 20 puntos por encima de la media comunitaria". Más aún, en su opinión "esa dependencia es un lastre para la economía que muestra, además, cómo el Gobierno carece de cualquier política de eficiencia energética".

Más almacenamiento

La abundancia de petróleo a precios más que moderados facilita cumplir con las obligaciones legales de almacenamiento. Las existencias mínimas de seguridad de productos petrolíferos en España están fijadas en 92 días de las ventas o consumos computables: Del total, la industria debe mantener 50 días.

Los 42 días restantes (existencias estratégicas) los mantiene la sociedad CORES directamente. Pues bien, el crudo a precios baratos ha llevado las reservas de la industria a 73 días en estos momentos. Todo preparado para hacer negocio en caso de subida de precios imprevista.

Las reservas de las empresas, detalla Cores, están compuestas por gasolinas, destilados medios y fuelóleos, así como una parte importante de crudos y otras materias primas. La industria mantiene sus reservas en instalaciones propias o bien en instalaciones de compañías logísticas localizadas a lo largo de la geografía española