El repartidor del 'caso caranchoa' dice en el juicio que creía que iban a robarle


Captura del conocido vídeo.

Captura del conocido vídeo.

El repartidor que propinó una torta en la cara al youtuber 'MrGranBomba' asegura que creía que le iban a robar los tres paquetes de la empresa para la que trabaja. Tres entregas que tendría que abonar en caso de pérdida, ha afirmado hoy en el un juzgado de Alicante, donde se ha celebrado el juicio por la bofetada.

"Era todo tan inverosímil que creí que me iban a robar", ha dicho el repartidor, según recoge el diario 'Levante'. La fiscal pide el pago de una multa de 130 euros para el repartidos y exonera de cualquier culpa al youtuber.

Así, considera que el youtuber no debe ser indemnizado al existir una provocación previa. La agresión tuvo gran repercusión mediática, siendo recogido por todos los medios.

La acusación particular del youtuber ha pedido una multa de 180 euros y como una indemnización de 300 euros. La defensa del repartidor pide la libre absolución, escudándose en la atenuante de obcecación y el eximente de legítima defensa.

En las imágenes, borradas por el youtuber, al igual que todo su contenido, se veía como se gastaba una broma de cámara oculta en la que Sergio Soler, nombre real del youtuber, preguntaba una dirección al repartidor. Cuando le llamaba 'caranchoa' el trabajador respondía de manera violenta.

El youtuber ha dicho que era una broma, ya que ese era el contenido de su canal, y que trató de disculparse con el repartidor. "Yo siempre intento quedar bien con las personas que son objeto de mis bromas ", ha alegado.