Así será la batalla de Mosul: larga, difícil y cruel


Así será la batalla de Mosul: larga, difícil y cruel

Así será la batalla de Mosul: larga, difícil y cruel

Este lunes las fuerzas iraquíes e internacionales comenzaron la ofensiva para reconquistar el bastión del grupo yihadista Daesh en Irak, una batalla que se prevé larga, difícil, cruel y con grandes consecuencias humanitarias. En la operación participa un mosaico de fuerzas cuya coordinación será clave para que la batalla tenga éxito.

En declaraciones a www.lainformacion.com Jesús A. Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria recuerda que Daesh ha tenido tiempo para preparar la defensa de Mosul “con obstáculos y desplegando medios improvisados como explosivos.

En un principio, la operación para la conquista de la que fuera la segunda ciudad de Irak estaba prevista para enero de 2015, pero la decisión del primer ministro iraquí Al Abadi de retomar primero Ramadi permitió que Daesh plantara la ciudad con minas, IEDs y trincheras llenas de petróleo a las que ha prendido fuego para obstaculizar la visibilidad de los efectivos aéreos de la coalición.

Nadie se atreve a pronosticar cuál será la duración de la batalla. Dependerá de la “voluntad de resistencia de Daesh o si deciden abandonar la ciudad”. Ni la retirada de los yihadistas ni el asalto a la ciudad ofrece esperanza a los iraquíes que continúan resistiendo en Mosul. “Un asalto a Mosul, con esas dimensiones y con la población civil, significará el uso de los civiles como escudo humanos”. Es decir, una verdadera catástrofe humanitaria.

Un mosaico de fuerzas luchando contra EI

Son alrededor de 40.000 los efectivos que forman parte del bando atacante:el ejército iraquí, la policía, la coalición internacional, los peshmergas kurdos, las Unidades de Movilización Popular, las fuerzas iraníes y los turcos. “Desde el norte están avanzando los peshmergas (unos 15.000)”, explica Núñez Villaverde mientras que las fuerza iraquíes lo hacen por la llanura de Nínive. “Avanzan con el asesoramiento y apoyo aéreo de la coalición”, asegura. “Mientras tanto, las fuerzas de movilización popular, mayoritariamente chiíes serán empleadas en la retaguardia”.

La coalición internacional liderada por los EEUU también realizará ataques aéreos, con aviones y helicópteros Apache, contra posiciones de Daesh una vez que el Ejército de Irak ingrese en la ciudad para darle soporte a las tropas terrestres. Por su parte, las fuerzas iraquíes están equipadas con rifles de asalto y de precisión, armas automáticas pesadas y ligeras, minas antipersona, protecciones para los soldados, tanques, distintos tipos de artillería, helicópteros y aviones caza.

Mosul desencadenará una crisis humanitaria 

Pese a la superioridad numérica de la Coalición frente a los insurgentes, todo puede pasar en Mosul. “Ninguna guerra es matemática”, asegura el codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria. Lo único evidente es que se desencadenará “una crisis humanitaria tanto si los habitantes de Mosul salen de la ciudad como si se quedan”.

Preguntado por si la reconquista de Mosul supondrá el fin de Daesh, el experto es rotundo: “Daesh no tiene una solución militar; seguirán adelante si no se acompaña con otros componente políticos o económicos".