Hacienda acusa a los grandes empresarios de ser el gran foco de fraude fiscal

Hacienda se ha hartado de ir a por los pequeños defraudadores y, a partir de ahora, se centrará en las grandes empresas. Para ello, estudia la reforma del Impuesto de Sociedades y acabar de una vez por todas "con ciertas prácticas abusivas".

Ha llegado la hora de la caza mayor. Hacienda necesita dinero como sea y su Plan de Control Tributario de 2012 nace bajo la premisa de que cualquier euro que pueda reducir el déficit será bienvenido. Y no nos engañemos: cuanto mayor es el defraudador, más se recaudará con su sanción.

Así que la Agencia Tributaria pondrá el foco sobre los verdaderos pozos de fraude en nuestro país. E incluso irá un poco más allá, tal y como admitó ayer el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, al anunciar que el Gobierno estudia cómo reformar el Impuesto de Sociedades "para erradicar las prácticas abusivas de las empresas".

El número dos del Departamento que dirige Cristóbal Montoro ya lo dijo hace unos días y ha vuelto a recordarlo: la evolución de los ingresos por este tributo en los últimos años no se corresponde en absoluto con la evolución de la economía.

"Sabemos que gran parte del beneficio de nuestras compañías estos años se concentra en su negocio internacional, pero no sabemos si toda la caída se puede achacar a eso", señaló.

Según el cuerpo de Técnicos de Hacienda, dos de cada tres euros evadidos proceden de grandes fortunas o empresarios. También han incidido en más de una ocasión en el sospechoso desplome recaudatorio por el impuesto que grava los beneficios empresariales.

En los últimos tres años, de hecho, acumula un 64% de recorte (casi 30.000 millones menos para las arcas públicas) y suponen nada menos que el 70% del descenso general de los ingresos (es decir, que la merma recaudatoria no en absoluto pareja).

Los Inspectores del fisco, por su parte, aplauden que al fin se empiece a mirar a las empresas "y esperamos que el correcto diagnóstico de estos problemas se traduzca en la imprescindible y urgente modificación de la normativa del Impuesto de Sociedades".

Pero,¿cómo esquivan las empresas este tributo? Según los inspectores, lo más habitual es la utilización directa de paraísos fiscales o mediante la concentración de los gastos financieros (que luego pueden recibir ventajas fiscales) en las filiales españolas.

Otro método común es la deslocalización con la excusa del comercio electrónico. La directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, ha admitido que también se estudiarán estas prácticas por las que una empresa española instala su sede virtual en un país con escasa carga fiscal para atribuir todas sus ventas por internet a esta filial.

De momento, el Ministerio no ha avanzado mucho más sobre cómo reformará el Impuesto de Sociedades. Se sabe que quieren retocarlo para incluir nuevas deducciones más justas (sobre todo, que premien a las pequeñas empresas). No hay que olvidar que, pese a que el tipo general del tributo en España es de un 30%, las grandes empresas pagan una media del 18%, según los Técnicos de Hacienda.

Algo similar a lo que hacen las corporaciones ocurre con ciertas profesiones liberales, incluyendo a artistas y deportistas, que aprovechan al máximo la ingeniería contable para no rendir con Hacienda.

El plan publicado ayer por el BOE habla explícitamente en varias ocasiones de estos colectivos como preferentes a la hora de iniciar investigaciones. De hecho, para 2012 se prevé aumentar un 14% los expedientes, hasta acercarse a los 1.500.

Y tanto para unos como para otros destaca la advertencia de la Agencia Tributaria de que cada vez quedan menos paraísos fiscales tras los que esconder beneficios. Este año, por ejemplo, se han acabado las opacidades sobre cuentas, fundaciones o entramados societarios radicados en Suiza, Andorra, Panamá, Bahamas o Antillas Holandesas.

Ahora en portada

Comentarios