Los accionistas históricos del Popular compran en plena debacle de la cotización del banco

El número de compra de acciones ha ascendido a 606.001 desde el día 5 de abril cuando se compraron de golpe 478.988 acciones. Desde ese día se han sucedido las compras los días 6, 7 y 10 de abril.

El coste de la compra de estas acciones, que se ven como una muestra de confianza en la solvencia del banco asciende a 489.741 euros.

Los accionistas históricos del Popular pasan por caja en plena debacle de la cotización del banco
Los accionistas históricos del Popular pasan por caja en plena debacle de la cotización del banco

La sindicadura de accionistas del Banco Popular, integrada por las familias históricas que tradicionalmente han gobernado el banco, han acudido al 'rescate' del valor en bolsa de la entidad. Desde el día 5 de abril (0,81 euros por título), cuando se compraron de golpe 478.988 acciones, el número de las peticiones de compra de acciones ha ascendido a 606.001. El coste de la compra de estas acciones, que se ven como una muestra de confianza en la solvencia del banco, asciende a 489.741 euros.

La compras se han sucedido a partir de ese mismo día 5, los días 6 (97.652 con el valor en 0,80 por título), el día 7, 26.540 a un valor de 0,81 euros por título, y el mismo 10 de abril, 2.821 a 0,76 euros por título. Ese mismo día las acciones del Popular cayeron ya un 9,6% y empezaron una caída que no ha tenido fin. 

 

La compañía ha perdido más de 1.000 millones desde que anunciara unos "errores contables" en el ejercicio de 2016. El valor en bolsa del banco solo supera por menos de 300 millones la ampliación de capital de junio pasado, cuando la entidad recaudó 2.500 millones de euros en el mercado. Si se tiene en cuenta lo obtenido por las tres operaciones puestas en marcha desde 2012, el Popular vale hoy la mitad de esos 5.400 millones.
¿Quién puede considerar ahora apetecible una acción como la del Banco Popular? Los analistas consideran que pueden ser inversores institucionales, como ha ocurrido con Deutsche Bank y Unicredit. Pero el gobierno parece haber dejado clara su postura.
El Gobierno apuesta por una solución privada

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, ha afirmado este miércoles que el Banco Popular requiere una "solución privada" y ha indicado que el Gobierno sigue "muy de cerca" las alternativas planteadas por la junta general de accionistas del Banco Popular para sacar adelante el proyecto de la nueva presidencia de la entidad.
No considera que tenga problemas de solvencia

En la rueda de prensa para analizar los datos del IPC de marzo, Garrido ha indicado que Banco Popular requiere una "solución privada", ya que se trata de una "entidad privada" y el Gobierno ha recibido indicaciones del Banco Central Europeo y del Banco de España respecto a que "no presenta problemas de solvencia".
El gobierno tampoco descarta una fusión a una ampliación para mayoristas

"Seguimos el proceso de la nueva presidencia del Banco Popular, con la conformación de su equipo, y seguimos muy de cerca la junta general de accionistas en la que han planteado alternativas para sacar adelante el proyecto en el que confía la nueva presidencia", ha apuntado Garrido en referencia a la posible ampliación de capital de la entidad que se realizaría a finales de año dirigida "únicamente" a mayoristas y "sin descartar procesos de fusión de convergencia, de consolidación".
El Gobierno descarta una recapitación preventiva

Preguntada sobre si el Ejecutivo descarta una recapitalización preventiva en línea a lo sucedido en Italia, Garrido ha señalado que las situaciones son "totalmente diferentes" y se ha reafirmado en que es "un problema de una banca privada".

La 'número dos' de Economía ha subrayado que en este momento la entidad está "tratando de conseguir una vía para poder hacer efectivo ese proyecto de futuro", y ha recalcado que en el sector financiero italiano se están haciendo "cosas" que ya ha realizado el Gobierno español. "Tenemos una banca totalmente saneada que no se ve afectada por este tipo de acontecimientos. Se ha llevado a cabo un proceso de reestructuración, creo que no tiene comparación", ha enfatizado en la línea con lo dicho por Guindos a lo largo de esta semana.

La sindicadura de accionistas del Banco Popular, integrada por las familias históricas que tradicionalmente han gobernado el banco, han acudido al 'rescate' del valor en bolsa de la entidad. Desde el día 5 de abril (0,81 euros por título), cuando se compraron de golpe 478.988 acciones, el número de las peticiones de compra de acciones ha ascendido a 606.001. El coste de la compra de estas acciones, que se ven como una muestra de confianza en la solvencia del banco, asciende a 489.741 euros.

La compras se han sucedido a partir de ese mismo día 5, los días 6 (97.652 con el valor en 0,80 por título), el día 7, 26.540 a un valor de 0,81 euros por título, y el mismo 10 de abril, 2.821 a 0,76 euros por título. Ese mismo día las acciones del Popular cayeron ya un 9,6% y empezaron una caída que no ha tenido fin. 

 

La compañía ha perdido más de 1.000 millones desde que anunciara unos "errores contables" en el ejercicio de 2016. El valor en bolsa del banco solo supera por menos de 300 millones la ampliación de capital de junio pasado, cuando la entidad recaudó 2.500 millones de euros en el mercado. Si se tiene en cuenta lo obtenido por las tres operaciones puestas en marcha desde 2012, el Popular vale hoy la mitad de esos 5.400 millones.
¿Quién puede considerar ahora apetecible una acción como la del Banco Popular? Los analistas consideran que pueden ser inversores institucionales, como ha ocurrido con Deutsche Bank y Unicredit. Pero el gobierno parece haber dejado clara su postura.
El Gobierno apuesta por una solución privada

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, ha afirmado este miércoles que el Banco Popular requiere una "solución privada" y ha indicado que el Gobierno sigue "muy de cerca" las alternativas planteadas por la junta general de accionistas del Banco Popular para sacar adelante el proyecto de la nueva presidencia de la entidad.
No considera que tenga problemas de solvencia

En la rueda de prensa para analizar los datos del IPC de marzo, Garrido ha indicado que Banco Popular requiere una "solución privada", ya que se trata de una "entidad privada" y el Gobierno ha recibido indicaciones del Banco Central Europeo y del Banco de España respecto a que "no presenta problemas de solvencia".
El gobierno tampoco descarta una fusión a una ampliación para mayoristas

"Seguimos el proceso de la nueva presidencia del Banco Popular, con la conformación de su equipo, y seguimos muy de cerca la junta general de accionistas en la que han planteado alternativas para sacar adelante el proyecto en el que confía la nueva presidencia", ha apuntado Garrido en referencia a la posible ampliación de capital de la entidad que se realizaría a finales de año dirigida "únicamente" a mayoristas y "sin descartar procesos de fusión de convergencia, de consolidación".
El Gobierno descarta una recapitación preventiva

Preguntada sobre si el Ejecutivo descarta una recapitalización preventiva en línea a lo sucedido en Italia, Garrido ha señalado que las situaciones son "totalmente diferentes" y se ha reafirmado en que es "un problema de una banca privada".

La 'número dos' de Economía ha subrayado que en este momento la entidad está "tratando de conseguir una vía para poder hacer efectivo ese proyecto de futuro", y ha recalcado que en el sector financiero italiano se están haciendo "cosas" que ya ha realizado el Gobierno español. "Tenemos una banca totalmente saneada que no se ve afectada por este tipo de acontecimientos. Se ha llevado a cabo un proceso de reestructuración, creo que no tiene comparación", ha enfatizado en la línea con lo dicho por Guindos a lo largo de esta semana.

Ahora en portada

Comentarios