Miércoles, 24.04.2019 - 08:40 h
El F-35 B es deseado por la Armada

El Pentágono rebaja el coste de su caza naval para que España muerda el anzuelo

Estados Unidos trata de sumar clientes a su costoso programa para el desarrollo del 'Joint Strike Fighter', con el precio como obstáculo principal.

Un F-35B a bordo del USS America (LHA 6) (Foto: Lockheed Martin)
Un F-35B a bordo del USS America (LHA 6) (Foto: Lockheed Martin).

Dicen que el lugar más peligroso para trabajar del mundo es la cubierta de un portaaviones. El siguiente puede que sea el escritorio del responsable de compra de armamento del Ministerio de Defensa.

Va a cumplirse una década desde que el Pentágono hizo un acercamiento a las autoridades españolas para el ofrecimiento del caza F-35 en su versión STOVL (short takeoff/vertical landing). Ya en aquel entonces parecía la versión en desarrollo más prometedora de cara al futuro y, a la postre, ha terminado por ser la única posible.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 29 de marzo la orden para construir en los astilleros de Navantia en Ferrol cinco fragatas F-110 por 4.317 millones de euros. Con ellas se reemplazará a las veteranas de la serie F-80, que en algunos casos han superado las tres décadas en servicio. Pero mientras se atiende a una necesidad importante de la Armada, el relevo inexorable de de los AV-8B Harrier II Plus de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves sigue en el limbo.

Desde la Armada se reconoce a La Información, que la fuerza aérea embarcada "resulta un medio imprescindible para la capacidad de proyección sobre tierra en cualquier parte del mundo sin necesidad de otras bases o aeropuertos militares". Desde la institución se considera que los Harrier podrán llegar hasta 2027 como mínimo, debido a las mejoras a las que han sido sometidos. Hoy en día la Armada Española tiene una flota de 12 Av-8B Harrier II Plus. El Consejo de Ministros autorizó en noviembre de 2014 a el Ministerio de Defensa la extensión del acuerdo para apoyar el programa Harrier hasta 2024.

En el Cuartel General de la Armada son conscientes de que el cronómetro corre y admiten "que a día de hoy, la única opción VSTOL existente para reemplazar al sistema Harrier cuando llegue al final de su vida operativa es la versión 'B' del F-35, que ya han adquirido países como Estados Unidos, Italia o Reino Unido".

No obstante, quitan gravedad a la situación de los Harrier, ya que -a su juicio- no han llegado al final de su vida operativa: "no se trata de algo inmediato y por ahora no se ha contemplado su sustitución", destacan.

El envite americano

Un reciente informe enviado a la Cámara de Representantes de EEUU desglosa los avances del Pentágono en el costoso programa del 'Joint Strike Fighter', el desarrollo del nuevo caza F-35 en el que participan varios países socios, y que persigue la fabricación de un avión de combate de quinta generación. En el mismo llama la atención que pone el acento en las rebajas de coste de la aeronave y hace un nuevo guiño a España. 

El documento presentado por el Vicealmirante Mathias Winter, responsable ejecutivo del programa F-35 Lightning II, al House Armed Services Committee describe los avances logrados en el proyecto, criticado en numerosas ocasiones por el Tribunal de Cuentas de EEUU (GAO, por sus siglas en inglés) por sus elevados costes y retrasos. 

Winter defiende el éxito cosechado en la cadena de producción del F-35A, un plan que lidera como contratista Lockheed Martin, que ha supuesto la rebaja de su coste de fabricación a 89 millones de dólares. Pero en el caso de la versión F-35B los avances van más lentos. El coste de cada uno se ha reducido en un 5,7%, pero no deja de suponer 115,5 millones de dólares por aparato. No es precisamente una ganga. El tercer modelo, el F-35C tiene un coste de 107,7 millones de dólares por aparato.

Washington sigue a la carga para colocar su aeronave a España, como ya ha hecho con otros operadores de aviones tipo Harrier, teniendo clara la 'condena' a la que se enfrenta el Ministerio de Defensa de España, si no quiere dejar de contar con fuerza aérea proyectada en la Armada.

Por este motivo, el final de su informe a la Cámara de Representantes, el Vicealmirante Mathias Winter remarca que España está marcada como uno de los países que serán objetivo del programa, dentro de las Foreign Military Sales, junto a países como Rumanía, Grecia, Polonia y Singapur. 

La variante F-35B es el primer avión supersónico furtivo de tipo STOVL. Está diseñado para operar desde bases sencillas y una amplia gama de embarcaciones, permitiendo contar con capacidad aérea cerca de las zonas de primera línea de combate. También puede despegar y aterrizar de forma convencional desde pistas más largas en instalaciones más preparadas.  La aeronave F-35B del Cuerpo de Marines de EEUU alcanzó su capacidad operativa inicial el 31 de julio de 2015

El funcionamiento del sistema STOVL es posible a través del sistema de propulsión LiftFan de Rolls-Royce y un motor que puede girar 90 grados. Debido a su particular diseño esta variante tiene un compartimiento de armas más pequeño y menos capacidad de combustible que el F-35A. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios