Martes, 17.07.2018 - 15:35 h
Baja en una décima

España crecerá menos de lo previsto este año: un 2,8% según la Comisión Europea 

El rápido aumento de los precios del petréoleo y un entorno "menos favorable" para las exportaciones serían las causas de la desaceleración. 

Fotografía de archivo que muestra una bandera de la Unión Europea frente a la sede de la Comisión Europea (CE). (EFE/OLIVER HOSLET)
Bandera de la Unión Europea frente a la sede de la Comisión Europea (CE). (EFE/OLIVER HOSLET)

España crecerá menos de lo previsto en 2018 según cifras de la Comisión Europea, que ha bajado sus previsiones en una décima, del 2,9% que estimó en mayo al 2,8%. Esta moderación se debe a un aumento mayor de lo previsto de los precios del petróleo y a menores beneficios en las exportaciones por un entorno exterior "menos favorable". Para 2019 Bruselas sí ha mantenido su previsión del 2,4% del crecimiento de la economía española. 

Pese a la rebaja, la Comisión recuerda en su informe que "la economía española creció un 3,1 % en 2017 y continua mostrando, hasta el momento, pocos signos de ralentización" y estima que en el segundo trimestre del año se repetirá la tasa de crecimiento del 0,7 % del primero. Sin embargo, de cara al final del año y el ejercicio próximo, Bruselas advierte de que "el aumento mayor de lo anticipado en los precios del combustible" desde la primavera tendrá un impacto negativo sobre la demanda en 2018 y "en menor medida" en 2019.

Como principales factores de sostenimiento de la demanda siguen situándose el consumo y la inversión en construcción. Al mismo tiempo, calcula que el "entorno exterior menos favorable" hará que la contribución de las exportaciones, uno de los principales motores del crecimiento en los últimos meses, sea "ligeramente menor". Con todo, el Ejecutivo comunitario es más optimista para 2018 que el Gobierno, que prevé un crecimiento del 2,7 % este año y del 2,4 % el próximo.

Bruselas espera que las "medidas expansivas" incluidas en los Presupuestos Generales de 2018 "den un impulso adicional al crecimiento", sobre todo a través del consumo privado, que debería verse también potenciado por un aumento "más alto de lo esperado" de los salarios y la "dinámica creación de empleo". Sin embargo, en el cómputo global, la Comisión cree que este impulso no será suficiente para compensar el impacto negativo de los otros factores, lo que le ha llevado a rebajar la previsión en una décima para este año.

Por otro lado, la Comisión actualizó sus previsiones de inflación para el país, dónde calcula que tras subir hasta el 2,1 % en mayo impulsada por los precios del combustible, el índice de precios alcance máximos en el tercer trimestre del año y se reduzca hasta cerrar 2018 en el 1,8 %. En 2019 prevé que descienda hasta el 1,6 %, lo que supone una revisión a la alza para ambos ejercicios, ya que en mayo estimó que la inflación se situaría en el 1,4 % tanto este año como el próximo.

España crecerá menos de lo previsto este año: un 2,8% según la Comisión Europea

Ahora en portada

Comentarios