Domingo, 15.09.2019 - 13:07 h
Según Las Provincias

La mujer fallecida tras comer setas en un restaurante pudo morir atragantada

La investigación se centra en la causa de los continuos vómitos que sufrió porque el resto de intoxicados no tuvieron episodios tan graves. 

RIFF
La mujer fallecida tras comer setas pudo morir ahogada por su propio vómito / EFE

La mujer fallecida en Valencia tras una intoxicación alimentaria pudo morir atragantada tras aspirar su propio vómito, según los primeros resultados de la autopsia. Los investigadores se centran ahora en determinar la causa de estos vómitos, ya que el resto de intoxicados que también acudieron al mismo restaurante no han sufrido un episodio tan grave

Según recoge Las Provincias, la autopsia determina que la mujer sufrió un episodio de vómitos continuos, hiperémesis en el lenguaje técnico, se quedó semiinconsciente y se colapsaron sus vías respiratorias. Tras esto murió por broncoaspiración, es decir por ahogamiento tras aspirar su propio vómito. 

Además de este caso, al menos otras 29 personas más que acudieron a cenar al mismo restaurante, el Riff de Valencia, también resultaron intoxicadas y sufrieron vómitos, aunque ninguno de ellos con consecuencias tan graves. Por ello, la Conselleria de Sanidad de la Comunidad de Valencia, que investiga los hechos, baraja la posibilidad de que la mujer tuviera hipersensibilidad a algún alimento que ella desconocía y que ingirió en el menú del restaurante o que tuviera alguna patología que no hubiese sido diagnosticada y que se vio agravada por la ingesta de algún alimento. 

Se baraja que el origen de las intoxicaciones pudiera ser un tipo de setas llamadas colmenillas. Los investigadores manejan como hipótesis más probable de la causa de estas intoxicaciones la ingestión de un arroz con estas setas, aunque la Consejería de Sanidad está a la espera de recibir los resultados definitivos sobre las muestras recogidas en este restaurante, que tiene una estrella Michelín y que permanece cerrado al público.

Las setas procedían de China y se repartieron desde una empresa ubicada en la provincia de León que las distribuyó a varios establecimientos. El propio propietario del Restaurante Riff, Bernd Knöller, precisó que que compraron "las setas a un distribuidor legal autorizado en León, igual que otros muchos restaurantes de España. En ningún caso las hemos comprado en China".

El dueño del Riff se defiende

Knöller también ha asegurado que su establecimiento no está siendo objeto de investigación por la muerte de una clienta.  Según ha recalcado en su cuenta oficial en una red social, "el juzgado está investigando la causa de su fallecimiento, sin que hasta el momento exista relación de causalidad entre su muerte y la comida en el restaurante".

"Trabajamos por ofrecer el mejor producto, y éste cumplía con todas las garantías de calidad pertinentes", ha asegurado el dueño del Riff, que añade que la Consellería de Sanidad "aún no ha aclarado cuál es el origen de la intoxicación y estamos a la espera de que nos den alguna información concluyente".

Knöller ha indicado finalmente que si el RiFF sigue cerrado "no es por razones legales, sino por voluntad propia. Y seguirá así hasta que la Consellería de Sanidad concluya su investigación sobre el origen de la intoxicación".

Ahora en Portada 

Comentarios