Domingo, 22.09.2019 - 00:19 h
Se han registrado cerca de 200 desde el jueves

Cantabria sigue en riesgo por incendios: 32 permanecen activos en 20 municipios

La pasada noche hubo ciertos momentos de peligro en algunas localidades de la región, si bien todo está controlado gracias a la presencia de la UME.

Cantabria fuego
Hay cerca de 400 efectivos de la UME trabajando en los incendios de Cantabria / EFE

Cantabria permanece en estado de alerta tras la oleada de incendios que se ha desatado este fin de semana. A primera hora de este lunes, tras pasar una noche en la que se han vivido momentos de riesgo en el pueblo de Saja (Los Tojos) y en viviendas aisladas de la sierra de La Acomba (Ramales de la Victoria), permanecen activos 32 incendios, seis menos que durante la madrugada.

Según los datos facilitados por el director general de Medio Natural de Cantabria a las 5.30 horas, el fuego más importante en extensión, aunque no afecta a población, está en una zona de monte de Esles, en el municipio de Santa María de Cayón. Los medios desplazados siguen trabajando para intentar controlar todos estos incendios.

Tras solicitar ayer la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME), actualmente están desplazados en Cantabria un total de 386 efectivos pertenecientes a la brigada de Medio Natural. Asimismo, trabajan en estos incendios los bomberos del 112 de Cantabria y municipal, Protección Civil, Cruz Roja y Guardia Civil.

La pasada noche la situación se complicó en Cabuérniga, donde se produjeron varios focos de gran extensión en los municipios de Los Tojos, donde en el pueblo de Saja se han acercado las llamas peligrosamente a las casas. También hubo problemas en la zona de Valfría y Fresneda y el municipio de Bárcena Mayor, todos ellos en el valle de Cabuérniga. Desde que el jueves se activara el operativo de lucha contra incendios en su máximo nivel (el 2), se han registrado 194 incendios forestales en Cantabria, según datos facilitados por el Gobierno regional en nota de prensa.

La mayoría de esos incendios, según el Ejecutivo cántabro, son provocados y hasta ahora la Guardia Civil investiga a dos hombres, uno de 35 años de la zona de Cabuérniga -a quien pillaron in fraganti con un mechero- y otro de 39, en San Roque de Riomiera, como posibles autores de algún fuego, aunque ninguno de ellos ha sido detenido. A lo largo de la mañana volverán a intervenir los medios aéreos: dos hidroaviones y un helicóptero Kamov del Ministerio de Agricultura, un helicóptero Cougar de la UME y el helicóptero del Gobierno de Cantabria.

Revilla pide colaboración

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido este lunes colaboración ciudadana para detener a los autores de todos estos incendios. El jefe del Ejecutivo ha confirmado la detención de estas dos personas hasta el momento, las cuales están a la espera de pasar a disposición judicial

"Los vecinos tienen que ser los principales policías, hay que denunciar a los pirómanos; la solidaridad no es ocultar a quien sabemos que es un pirómano, sino denunciarlo porque cada vez que se quema un hayedo o un robledal es una catástrofe", ha explicado el presidente cántabro en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press.

En este sentido ha recordado que la Guardia Civil ha podido detener a uno de los presuntos pirómanos por la denuncia de los vecinos y el segundo era ya una de las personas sospechosas. Revilla ha explicado que aún es pronto para cuantificiar el número de hectáreas quemadas, aunque estima que la superficie arrasada por el fuego será inferior a las 15.000 hectáreas que ardieron en el año 2015. Asimismo, considera una buena noticia que el fuego se haya localizado en zonas altas afectando a monte bajo sin incidencia en monte autóctono.

Ahora en Portada 

Comentarios