Miércoles, 20.03.2019 - 11:01 h
Han sido condenados por la Audiencia de Palma

Los siete hijos varones de Ruiz-Mateos coinciden por primera vez en la cárcel

Ha sido condenados a dos años y medio de prisión y 24.000 euros de multa cada uno. Pidieron  sin éxito el indulto

Los hermanos Ruiz-Mateos en la Audiencia de Palma
Los hermanos Ruiz-Mateos en la Audiencia de Palma / EFE

Febrero nunca ha sido un mes bueno para los Ruiz-Mateos: en 1983 les expropiaron Rumasa, el imperio de la abeja cayó en quiebra técnica y, 28 años después, Nueva Rumasa, entró en concurso de acreedores ese mismo momento del año. Ese febrero de 2011 se hizo público que el conglomerado empresarial había captado 337 millones de euros de 4.110 inversores a cambio de pagarés, dejando a deber 289 millones. Ocho años después, los siete hijos varones del clan que regenta la matriarca Teresa Rivero, ingresan en prisión y la vez, en una sentencia sin precedentes para esta familia. Por primera vez, Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Javier y Álvaro estará juntos entre rejas. Pero vayamos por partes

Javier y Álvaro Ruiz-Mateos, los hijos pequeños del clan de 13 miembros que regenta Teresa Rivero, salieron del módulo de respeto el pasado 25 de septiembre. Cumplieron íntegramente una condena de dos años y nueve meses por un delito contra la Hacienda Pública y otro de alzamiento de bienes. Ambos eran por aquel entonces administradores solidarios de la empresa que gestionaba uno de los hoteles del holding. Además, deben pagar una multa de 1,8 millones por el impago del IVA en la venta en 2003 del hotel Tres Coronas, en Peñíscola (Castellón), cuyo importe se desvió desde la Caja Municipal de Ahorros de Granada a una cuenta suiza del Dresdner Bank.

Pero, los problemas con la Justicia no se han acabado para ellos. Tras un breve otoño e invierno en libertad, ahora volverán a prisión junto con el resto de sus hermanos mayores Zoilo, José María, Alfonso y Pablo. De nuevo, otros dos hoteles, uno en Mallorca y otro en Gran Canaria detrás de esta nueva condena que llevará a prisión a todos los hijos varones de Ruiz-Mateos, ya que las mujeres de la familia no participaban de los negocios.

Según ha podido confirmar este medio por fuentes jurídicas conocedoras del caso, la Sala I de la Audiencia de Palma va a hacer efectiva la condena de dos años y medio por delito de estafa agravada, con inhabilitación para el ejercicio de actividades mercantiles y de comercio, y administración de sociedades mercantiles durante el tiempo de la condena y una multa de 24.000 euros cada uno. Todo en relación con la compra de un hotel en Mallorca y otro en Gran Canaria. Los hijos de José María Ruiz-Mateos ha logrado reducir la condena ostensiblemente. La sentencia ha estimado parcialmente el recurso y ha reducido la pena que les impuso la Audiencia de Palma en 2017, que se elevaba a seis años y seis meses de prisión.

Al apelar el auto del juzgado, los hermanos Ruiz-Mateos Rivero aportaron sin éxito trece sentencias absolutorias y firmes, que abarcan un abanico temporal que arranca en el año 1996 y termina en 2011, cuando las sociedades del grupo Nueva Rumasa pidieron su declaración en concurso de acreedores.

La reducción de la condena

El motivo de la reducción de la actual condena que les lleva a todos a prisión es que el Supremo, por un lado, anula la condena a los seis acusados por el delito de alzamiento de bienes, por el que habían sido condenados por la Audiencia de Mallorca, al considerar que no hay méritos para estimar que fuera cometido.

Y en segundo lugar, la Sala entiende que no concurre la agravante, prevista para el delito de estafa, de haberse cometido con abuso de las relaciones personales existentes entre víctima y defraudador, o aprovechando éste (en este caso los hermanos Ruiz-Mateos) su crédito empresarial o profesional. En total, los hermanos tienen pendientes juicios con solicitudes de pena por un total de 27 años de prisión

Ahora en Portada 

Comentarios