Jueves, 19.09.2019 - 17:53 h
Sucesos

Raúl, presunto asesino de Romina: "Me tiré todo el día quemando el cuerpo"

Un día antes de ser detenido hizo una llamada a un amigo a la que ha tenido acceso 'Espejo Público'.

Efectivos de la Guardia Civil se personan en el domicilio de Romina Celeste
Efectivos de la Guardia Civil se personan en el domicilio de Romina Celeste / EFE

Minutos antes de ser detenido, Raúl, marido de Romina Celeste y único sospechoso del crimen de la joven paraguaya, hablaba con un amigo. Los investigadores lo graban porque no se fiaban de él. No se creían lo que dijo en la declaración en la que asegura que cuando llegó a casa la joven desaparecida estaba ya muerta y decidió deshacerse del cuerpo.  En esta conversación, a la que ha tenido acceso 'Espejo Público' explica que la última noche del año consumieron drogas y discutieron tanto que prefirió irse de casa. 

Continúa asegurando que al volver se la encuentran en el baño caída y se asusta y la intenta reanimar pero se da cuenta de que está "más muerta que muerta". Según la conversación telefónica, al amigo le dice que intenta hacer desaparecer el cadáver y "me tiro todo el día quemando a todo trapo, que la barbacoa se pone a 350 grados y tiene la chapa que es como una especie de horno". Mientras, asegura que estaba bebiendo y entraba y salía de la casa para comprobar "que aquello no se descontrolaba".  En el relato ya sitúa en el día 2 cuando "todo me parecía un sueño" y decide meter la barbacoa en la zona de la lavadora "y lo meto todo en bolsas". El día tres le asegura al amigo que arroja "parte de lo quemado" al mar. 

Esta rocambolesca declaración acabó con Raúl en prisión sin fianza hace ahora una semana como presunto responsable de la desaparición, con cargos de malos tratos habituales y de homicidio. Levantado el secreto de las actuaciones, la juez confirma que el procesado en ningún momento se ha declarado autor de la muerte de su esposa, sino que alega que se la encontró muerta en el baño cuando regresó a casa tras haber salido la noche anterior. Sí ha reconocido que quemó los restos y que los hizo desaparecer tirándolos en varios puntos de la costa de Lanzarote.

Mientras, la familia de la joven continúa a la espera. Miriam, la madre, ha asegurado también al programa presentado por Susanna Griso, que "ya no duermo y hay días que me olvido de comer esperando que alguien llame" y lamenta que su hija "no se merecía esta muerte". "Es un diablo en persona, destrozarla así, maltratarla, matarla, quemarla y enterrarla", ha señalado.

Ha indicado que quiere recuperar el cuerpo de su hija y que el presunto asesino confiese que fue él. "¿Por qué la cortó en pedazos? Simplemente quiero que me diga dónde tiró la cabeza de mi hija", ha asegurado. Además, ha defendido que su hija "no murió por sobredosis porque no consumía drogas, sino por los maltratos, porque le pegaba Raúl".

Ahora en Portada 

Comentarios