Jueves, 18.10.2018 - 18:49 h
En la avenida de Niza

Detenido un ultra del Atlético por apuñalar a otro hincha cerca del Wanda

Ignacio Racionero ya fue arrestado por la muerte de Aitor Zabaleta en 1988. El joven de 22 años recibió tres puñaladas y se encuentra grave.

Miembros del Samur y de la Policia Nacional en las cercanías del estadio Wanda Metropolitano
 Miembros del Samur y de la Policia Nacional en las cercanías del estadio Wanda Metropolitano / EFE

Un joven de 22 años vestido con una camiseta del Frente Atlético ha resultado herido grave tras ser apuñalado cerca de la estación de Metro de Madrid de Las Musas, próxima al estadio Wanda Metropolitano, donde se disputado el partido de cuartos de final de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Sevilla (1-2). Durante la madrugada, ha sido detenido como presunto autor del apuñalamiento Ignacio Racionero, un ultra que fue arrestado por su vinculación con la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en 1988 y cumplió condena por desórdenes públicos.

Según un portavoz de Emergencias Madrid, sobre las 18.50 horas el joven fue agredido en la avenida de Niza, donde sufrió tres heridas por arma blanca en el muslo, el brazo y el espalda. Precisamente, esta última, a la altura de la escápula, es la de mayor gravedad, por la profundidad y porque puede afectar a órganos.


Fue estabilizado por Samur-Protección Civil en el lugar adonde llegaron de inmediato los sanitarios, al igual que varios agentes de la Policía Nacional, que se encontraban cerca del estadio, dentro del dispositivo de seguridad con motivo del partido. El joven fue trasladado en estado grave al Hospital de La Paz. Su vida no corre peligro.


El suceso se ha producido en las inmediaciones del bar Zapatones, conocido por ser lugar de encuentro de los aficionados rojiblancos. De momento, no se descarta ninguna línea de investigación, incluida la posibilidad de que pueda haberse producido una reyerta entre aficionados.

El partido en esta ocasión no estaba considerado de alto riesgo, aunque las aficiones tradicionalmente han tenido enfrentamientos de envergadura. Uno de ellos tuvo lugar en una gasolinera en la A-V en Almoraz y acabó con ocho detenidos. La pelea  comenzó cuando algunos miembros de los Biris, ultras radicales del Sevilla, increparon a tres jóvenes de la Peña Atlética de la Zarza (Badajoz) que vestían sudaderas del Frente Atlético.

Tras ese primer incidente, la pelea se trasladó hasta las instalaciones donde se encontraban numerosas familias con hijos menores, que se vieron inmersos en una batalla campal, ya que durante la riña se emplearon como arma arrojadiza todo tipo de objetos.

Racionero, un ultra conocido

Ignacio Racionero, figuró entre los 20 imputados por la juez por el apuñalamiento mortal de Aitor Zabaleta, ocurrido en las inmediaciones del Estadio Vicente Calderón el 8 de diciembre de 1998, poco antes del partido que enfrentó al Atlético de Madrid y a la Real.

Racionero fue calificado en el juicio por el responsable policial de Violencia Urbana como "el lugarteniente" que "siempre" acompañaba a Ricardo Guerra, el único condenado por la muerte del joven vasco.

Guerra fue sentenciado en 2001 a 17 años de cárcel y la jueza ordenó que se investigara si también intervinieron en la muerte del seguidor donostiarra otras dos personas, entre ellas Ignacio Racionero.

Finalmente, la juez archivó la causa sobre los dos por entender que no había pruebas suficientes de su participación en la pelea que dio pie al apuñalamiento de Zabaleta, en la que intervinieron miembros del grupo ultra del Atleti "Bastión 1903".

Guerra y otros diez miembros de "Bastión" sí fueron juzgados en 2005 por desórdenes públicos y asociación ilícita en relación con los hechos que rodearon la muerte del seguidor de la Real Sociedad.

Ese mismo año, Racionero fue expulsado por el Atlético tras asaltar el entrenamiento del equipo en Majadahonda y encararse e insultar a jugadores y entrenadores junto a otros diez ultras.

En junio de 2007, el Tribunal Supremo (TS) confirmó la condena a un año y 8 meses de prisión por un delito de desórdenes públicos a siete miembros de "Bastión 1903", entre ellos Ricardo Guerra e Ignacio Racionero.

Ahora en Portada 

Comentarios