Diez sesiones a la baja en bolsa

El presidente de Mapfre sale en defensa de la acción ante su larga racha bajista

El grupo asegurador sumará este martes su décima sesión a la baja tras unos resultados que no han gustado a los inversores.

Antonio Huertas, presidente de Mapfre.
Antonio Huertas, presidente de Mapfre.

Mapfre ha cerrado este martes su décima sesión consecutiva a la baja en bolsa. Desde el pasado 23 de julio, dos días antes de sus resultados semestrales, la mayor aseguradora del mercado español no ha dejado de caer y acumula una caída del 11,8%. De este modo, la revalorización acumulada en 2019 del grupo se ha reducido a poco más del 8%, menos de la mitad de lo que registraba antes de resultados. Sus acciones cayeron este martes un 1,5%, hasta los 2,40 euros.

El presidente de la compañía, Antonio Huertas, ha decidido tomar cartas en el asunto y ha salido a defender la acción en bolsa con la compra de 45.000 títulos, a razón de 2,46 euros cada uno, por unos 110.000 euros. En total, el ejecutivo eleva su posición en la compañía del 0,012 al 0,013% del capital, que está valorado en algo más de un millón de euros.

Es el segundo mayor accionista del consejo por detrás de Luis Hernando de Larramendi, que controla el 0,03% de la empresa. El mayor accionista es la Fundación Mapfre con el 67% de las acciones y apenas cuenta con presencia de grandes fondos internacionales. La gestora británica Sanderson es el mayor institucional con poco más del 1%, mientras que gigantes como Blackrock o Vanguard no llegan al 0,9%.

Se trata de la segunda operación a mercado que realiza Huertas en lo que va de 2019 y a un precio similar. En febrero se hizo con otros 10.000 títulos y las acciones de Mapfre no dejaron de subir hasta que marcaron máximos anuales antes de la presentación de resultados. Huertas percibió en 2018 una retribución total de 2,13 millones de euros como presidente de la compañía, un 3,55% más que en el ejercicio anterior.

Mapfre, al igual que el resto de aseguradoras, se está viendo golpeada por la burbuja de bonos soberanos que ha hundido las rentabilidades en terreno negativo. Estos forman gran parte de su cartera aunque la compañía anunció el pasado 25 de julio hasta 500 millones de euros destinados a inversiones alternativas, sobre todo, en el sector inmobiliario.

Entre enero y junio, el beneficio neto de Mapfre decreció un 2,9% interanual, hasta los 374,5 millones de euros, aquejado por las menores plusvalías financieras y la debilidad del negocio Vida en Brasil. Los ingresos del grupo crecieron un 6,8%, hasta 15.051 millones. El patrimonio neto se situó en 10.134 millones, un 10,2% más.

Según detalló Mapfre, las inversiones del Grupo se situaron en 53.172 millones de euros, un 7,9% más que al cierre de 2018. La mayoría de su cartera (el 56% o 29.992 millones) sigue en deuda soberana, fuente de incertidumbre por los tipos negativos, mientras que el 18% (9.370 millones) permanece en deuda corporativa, el 5% en acciones (2.559 millones) y el 3% (1.465 millones) en fondos de inversión.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios