Viernes, 21.09.2018 - 06:36 h
Deja su agenda libre

Trump lo tiene todo preparado para lanzar un ataque contundente en Siria

El presidente de EEUU suspende su asistencia a la cumbre de las Américas que se iba a celebrar el próximo fin de semana en Lima.

Siria

Donald Trump se queda en Whasington. Si ayer anunciaba que se tomaría 24 horas para decidir sobre su respuesta al "horrible ataque" del que Estados Unidos responsabiliza al régimen sirio de Bachar al Asad del pasado fin de semana en Duma, hoy ha empezado a mover piezas. Ha decidido dejar su agenda en blanco para los próximos días y ha hecho una ronda de llamadas con su aliados para empezar a preparar el ataque.

Trump habló con la primera ministra británica, Theresa May, con quien acordó "no permitir que continúe el uso de armas químicas". Ambos líderes condenaron "el desprecio vicioso del presidente sirio (Bachar al) Asad por la vida humana". La primera ministra británica se mostró de acuerdo con Trump, al igual que el francés Emmanuel Macron, en que la comunidad internacional debe "responder" al ataque. Los tres "acordaron que continuarán trabajando unidos, junto con sus socios internacionales, para asegurarse de que los responsables rinden cuentas".

Deja su agenda vacía

Al mismo tiempo, el presidente estadounidense movía ficha en casa cancelando  su asistencia a la cumbre de las Américas que se iba a celebrar el próximo fin de semana en Lima y también su visita a Bogotá para poder "supervisar la respuesta a Siria". Trump tiene así la agenda libre para supervisar el ataque.

"El presidente Trump no asistirá a la VII Cumbre de las Américas en Lima, Perú, ni viajará a Bogotá, Colombia, como estaba inicialmente previsto", ha anunciado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, precisando que será el vicepresidente, Mike Pence, el encargado de encabezar la delegación estadounidense.

"El presidente permanecerá en Estados Unidos para supervisar la respuesta estadounidense a Siria y observar los acontecimientos en todo el mundo", precisaba la portavoz.

Trump ya había adelantado este lunes que tomaría una "decisión muy pronto" respecto a la respuesta al supuesto ataque. "Es una cuestión de humanidad y no se puede permitir que ocurra", defendió, recalcando que Estados Unidos no puede permitir que "ocurran atrocidades como esa".

"Tenemos muchas opciones, en términos militares, y les haremos saber muy pronto (cuál escogemos), probablemente después de actuar", dijo Trump a los periodistas al reunirse en la Casa Blanca con altos cargos del Pentágono para hablar sobre Siria. "Responderemos contundentemente. ¿Cuándo lo haremos?, prefiero no decirlo porque no me gusta hablar sobre eso", subrayó Trump.

Hace casi un año, Trump ordenó lanzar decenas de misiles contra la base aérea siria de Al Shairat, en Homs, como represalia por el ataque químico en la localidad de Jan Shijún, donde murieron más de 80 personas y del que la ONU culpó al Gobierno de Damasco.

El presidente ruso, Vladímir Putin, salió este lunes en defensa de Al Asad y tachó de "inadmisibles" las acusaciones de que esté detrás de ese ataque, incriminaciones que tachó de "provocaciones" y "especulaciones".

Dos organizaciones apoyadas por Estados Unidos han denunciado que al menos 42 personas murieron el sábado en la localidad rebelde de Duma con síntomas de haber sufrido un ataque químico.

Pero ninguna otra fuente ha confirmado que se tratara de un bombardeo con sustancias químicas, y, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 21 personas perecieron ese día por asfixia, pero como resultado del "derrumbe de los edificios" en los que se encontraban.

Tanto las autoridades sirias como Rusia, aliada de Damasco, han negado el uso de armas químicas en los bombardeos de Duma y han acusado a la facción el Ejército del Islam, que controla esta urbe, de "inventarse" el ataque.

Ahora en Portada 

Comentarios