Domingo, 15.09.2019 - 08:28 h
Telediaria

'Sábado Deluxe' y cómo causar baja de la programación sin que se note

Sálvame' interruptus. Por primera vez en su década de existencia, la versión de prime time de 'Sálvame', ahora denominada 'Sábado Deluxe', ha sido cancelada de la parrilla veraniega de Telecinco. Mediaset ha decidido parar el programa por vacaciones y, en su lugar, emitir reposiciones para que no se note demasiado tal ausencia.

Otros años se grababa alguna entrega del programa en agosto pero, cada semana, había dosis de estreno del 'Deluxe'. Aunque los invitados fueran más atemporales y las historias las recurrentes de la clásica hemeroteca.

Pero, ahora, tras una buena temporada en audiencias, Telecinco parece que se puede permitir dar un descanso a uno de sus formatos estandartes y probar si las reposiciones tiran igual que las emisiones originales.

A su favor, juega que saben que la competencia no va a contraatacar probando un nuevo programa en esa franja horaria que complique, a finales de agosto, el regreso de los directos con Jorge Javier Vázquez o María Patiño al frente de las peleas y polígrafos.

Y lo cierto es que en Telecinco se las han arreglado bien para que parezca que el programa no se ha cancelado del todo en el estío. La cadena es hábil en vender lo viejo como nuevo: que si son especiales para rememorar los mejores momentos del programa por su aniversario, que si toca revivir históricos instantes de la televisión... Así retienen a la audiencia fiel a nulo coste. De hecho, ha disminuido su audiencia pero aguantando bien el tipo. Aunque sin conseguir nuevos adeptos. 

Una pausa que se puede permitir la edición nocturna en unos sábados veraniegos en los que el consumo televisivo en abierto decae, pero no la versión diaria de 'Sálvame Deluxe' que se mantiene intocable. Porque si mandaran de vacaciones a todos los colaboradores de 'Sálvame naranja' y 'Sálvame limón', la cadena notaria su ausencia como un terremoto en la programación.

El programa de tarde estructura la parrilla de Telecinco con un contenido vivo que es fácil de seguir sin perder el hilo por el espectador aunque se vaya a la piscina, se escape a pegarse un chapuzón en la playa o directamente se duerma la siesta en el sofá. Cuando regresa, el público no tiene dificultad para continuar la trama de los dimes y diretes porque el programa está muy engrasado. Es la televisión que acompaña como banda sonora para evadir sin más pretensiones.   

Pero, paralizando la producción, su fórmula podría quedar oxidada.  Al final, 'Sálvame' es una rentable máquina que hay que alimentar sin tregua para que no ocupen otros su sitio del efervescente show de tarde en riguroso, enérgico y excitante directo. Porque si 'Sálvame ' se esfuma una tarde, tal vez la audiencia se percate de que no lo echa tanto de menos como creería y aparezca otro contenido que demuestre que su propuesta empieza a ser repetitiva. Quizá, incluso, ya sea el momento de que sus rivales se atrevan a probar una alternativa de programación valiente de tarde en directo, aunque jamás 'Sálvame' cierre por vacaciones.

Ahora en Portada 

Comentarios