Domingo, 19.11.2017 - 10:14 h

Junta prioriza acciones sobre los factores de riesgo cardiovascular modificables para prevenir enfermedades del corazón

Los objetivos en las políticas de salud pública para reducir la morbimortalidad por enfermedades cardiovasculares deben priorizar las acciones dirigidas a los factores de riesgo cardiovascular modificables.

Junta prioriza acciones sobre los factores de riesgo cardiovascular modificables para prevenir enfermedades del corazón

Así lo ha expresado la secretaria general de Salud Pública y Consumo, Josefa Ruiz, en el III Congreso para Pacientes con Enfermedades Cardiovasculares, donde ha abogado por una planificación estratégica del abordaje integral de este problema de salud, promoviendo estilos de vida cardiosaludable, al mismo tiempo que garantizando una atención sanitaria equitativa y de calidad.

Según informa el Gobierno andaluz en una nota, entre estos factores modificables se encuentra la diabetes, "uno de los problemas de salud pública más importantes en la actualidad, no sólo por su elevada prevalencia en nuestro entorno, alcanzando el 15 por ciento de la población adulta andaluza, sino porque, además, sabemos que otro 15 por ciento está en riesgo de desarrollarla, debido a la alta prevalencia de la obesidad".

Ruiz se ha centrado en la obesidad como otra de las causas que pueden provocar enfermedades cardiovasculares. En Andalucía, al igual que en el resto de países occidentales, la epidemia de obesidad se ha convertido en un grave problema de salud pública. Un 18,7 por ciento de la población adulta es obesa y un 22,5 por ciento de los niños y niñas andaluces también lo son.

En cuanto al sedentarismo, la situación también es preocupante, ya que el 89 por ciento de la población tiene una actividad sedentaria, actitud más frecuente en las mujeres (91,8 por ciento) que en los hombres (86,2 por ciento). El 38 por ciento de la población declaró no practicar ejercicio físico en su tiempo libre, manteniendo las mujeres (41,8 por ciento) una vida más sedentaria que los hombres (34 por ciento), siendo mayor entre las personas de mayor edad que entre las más jóvenes.

"La respuesta se focaliza en el Plan Integral de Cardiopatías como eje vertebrador de las acciones de salud de la consejería", ha indicado la secretaria general de Salud Pública.

En ese marco, el objetivo es garantizar un abordaje integral, desde la promoción estilos de vida saludables, a la recuperación del proyecto vital de la persona afectada y su familia, pasando por la prestación de una atención sanitaria de calidad, trabajando en la mejora continua de la respuesta a la insuficiencia cardiaca a la vez que se refuerza el apoyo a la investigación.

Así, en la última convocatoria de investigación de la consejería se ha concedido más de 300.000 euros de ayuda a siete proyectos centrados en las enfermedades cardiovasculares.

Igualmente, Ruiz ha querido poner en valor los primeros eslabones de la cadena de causalidad en materia de promoción de la salud y ha hecho referencia a la Ley para la Promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada, ya casi a punto de entrar en debate Parlamentario, "un elemento imprescindible". También ha destacado el papel del Plan Integral contra la Obesidad Infantil "como factor de inversión de futuro en la población infantil".

Entre sus diversas actuaciones, ha destacado por su gran potencial la Red de la Sandía, formada por 1.794 profesionales, que trabajan activamente en la promoción de estilos de vida saludables, en la prevención de la obesidad infantil, entre otras acciones, mediante el consejo dietético y de ejercicio físico en modalidad individual y grupal.

Una red que, concretamente, desde 2011 atiende una media de 40.000 menores al año, tanto en actuaciones grupales como individuales. También, ha dado importancia a los programas vinculados a la prevención y promoción de estilos de vida saludables que se están desarrollando en el espacio educativo, en coordinación con la Consejería de educación, como Creciendo en salud (con casi 430.000 alumnos inscritos el pasado curso) y Forma Joven (casi 265.000 jóvenes y adolescentes).

PLAN INTEGRAL DE ATENCIÓN A LAS CARDIOPATÍAS

Las enfermedades del aparato circulatorio, junto con el cáncer, constituyen la primera causa de morbilidad y mortalidad; y aunque los avances han sido notables en los últimos años y se ha conseguido disminuir la mortalidad, el envejecimiento de la población con el aumento de la esperanza de vida, lleva también parejo un aumento de la cronicidad y reingresos por estas patologías.

De esta manera, la mortalidad por estas causas en Andalucía ha tenido un importante descenso durante los últimos 20 años, en la mayor parte de los municipios de Andalucía, tanto en las mujeres como en los hombres, con una convergencia clara de las tasas con la media de España.

El Plan Integral de Atención a las Cardiopatías de Andalucía ha permitido profundizar en el conocimiento de las enfermedades cardiacas en la comunidad autónoma, para, sobre la base de este saber, promover estilos de vida cardiosaludable, al tiempo que garantizar una atención sanitaria equitativa y de calidad.

Es un instrumento que permite el mejor abordaje de las distintas fases de la historia natural de las cardiopatías (prevención primaria y secundaria, detección precoz, tratamiento y rehabilitación de las mismas), a través de una estrategia global que integra las intervenciones más adecuadas en orden a prevenir, curar o asistir, así como a formar e investigar sobre las causas y soluciones de este grupo de enfermedades.

En esta línea, cabe recordar que la enfermedad cardiovascular (ECV) --que incluye la enfermedad cardiaca y el ictus-- afecta a personas de todas las edades y grupos de población, incluidos mujeres y niños. En la actualidad, causa 17,3 millones de muertes al año y es la principal causa de mortalidad en todo el mundo. Un elevado porcentaje de estas muertes son prematuras y ocurren antes de los 70 años de edad.

El hecho de que la mayoría de las enfermedades cardiovasculares tengan como origen o desencadenante factores de riesgo como el tabaco, el sedentarismo, el alcohol, la diabetes, la obesidad o la hipertensión, entre otros, requiere poner el énfasis de las actuaciones sanitarias en la prevención.

Ahora en portada

Comentarios