Los factores que hacen de Irma un huracán extremadamente peligroso


  • Por su trayectoria, sin tocar apenas tierra, y por la luna llena, que ocasiona las mareas vivas, Irma ha conseguido estar en categoría cinco más de dos días.

  • Con 850 kilómetros de diámetro y un punto de ojo del huracán de unos 50 kilómetros de radio su tamaño es mayor que el de muchas islas por las que ha pasado.

  • Te interesa leer: Lidera los récord de los huracanes más peligrosos

Irma baja a categoría 4 y tras pasar por Cuba y Bahamas llegará a EEUU para pasar a la historia por su tamaño y duración

Irma baja a categoría 4 y tras pasar por Cuba y Bahamas llegará a EEUU para pasar a la historia por su tamaño y duración MADRID | EUROPA PRESS

Irma pasará a la historia por su tamaño y duración. Silvia Laplana, meteoróloga de 'El Tiempo' de TVE nos explica los factores que han contribuido a que haya estado más de un día en categoría cinco y que los estragos sean mayúsculos.

Te interesa leer: ¿Por qué se ponen nombre a los huracanes?

Los huracanes empiezan como una borrasca que se forma en el Atlántico. Como las agujas del reloj sigue su camino y al acercarse al Caribe, donde la temperatura del agua es más caliente, se produce la combustión de 'gasolina perfecta' para que el huracán coja cuerpo.

Las aguas del Caribe acumulan mayor temperatura por la latitud y la profundidad que tienen. La borrasca, al llegar ahí, se profundiza y pasa a ser una depresión tropical, de ahí a tormenta tropical y al final se convierte en huracán de fuerza 1... hasta que llega a cinco.

Irma, ha estado casi todo el tiempo sobre el agua". Será el lunes cuando llegue a Florida entrando por Miami y cuando empiece a desaparecer. "Irma tocó tierra cuando atravesó la isla de Barbuda" y poco más. Esto hace que siguiera con la misma intensidad que cuando se formó en el Atlántico y que durante dos días no perdiera la categoría cinco. El viernes ya bajó a cuatro, pero seguía siendo igual de extremadamente peligrosa. 

Con 850 kilómetros de diámetro y un punto de ojo del huracán de unos 50 kilómetros de radio, mayor que el de muchas islas por las que ha pasado, sus efectos devastadores afectan a muchas zonas sin tener que estar en el ojo del huracán. Así, en categoría cuatro todavía azotaba con rachas de viento de 360 km/h y un viento sostenido de 200 km/h. 

El potente huracán atraviesa este viernes entre el noreste de Cuba y las islas Bahamas y, al menos hasta el domingo, mantendrá la categoría 4, hasta que toque "de lleno" a Florida, ya con vientos de entre 178 y 209 kilómetros por hora.

Bahamas está preparándose para afrontar los, entre 500 y 600 litros por metro cuadrado, que dejarán las fuertes tormentas que está originando. Al estar con luna llena, además, las mareas vivas serán aún más intensas y las inundaciones pueden alcanzar hasta los ocho metros. A todo esto habría que sumarle las marejadas ciclónicas que ocasionan estos fenómenos. 

El cambio climático los intensifica

Últimos estudios aseguran que el cambio climático puede estar intensificando a estos fenómenos que cogen su 'gasolina' de las aguas más templadas.  

Junto a Irma otros dos huracanes azotan el continente americano: Katia y José. Respecto a Katia, está frente a las costas de Veracruz (México) y en la actualidad es de categoría II. Este es un huracán pequeño y se prevé que el domingo se convertirá en tormenta tropical.

Mayor entidad tiene José, un huracán que ha alcanzado categoría 3 y que este viernes ha aumentado su fuerza hasta alcanzar vientos sostenidos de 200 kilómetros por hora. Su trayectoria es "típica", ya que se desplaza de oeste al noroeste.

José, pasará por el noreste de Bahamas y se desviará más hacia las islas Bermudas con vientos de 200 kilómetros por hora, que se desplazan a unos 26 kilómetros por hora de velocidad media. En comparación con Irma, también será más pequeño. 

En España no se dan las condiciones. "Aquí no tenemos las condiciones para que se formen huracanes", asegura Silvia. "En todo caso, llegan los restos de alguno que se ha formado en los trópicos o el Caribe", puntualiza. Para que alcance la Península, el huracán empieza en el Atlántico y sigue la circulación atmosférica hacia el Caribe. Al llegar a EEUU daría la vuelta hacía Europa. Cuando hacen todo este recorrido han perdido ya su intensidad y llegan en forma de borrasca", explica la experta. 

Vince fue la última tormenta tropical que afectó a la península, (año 2005) y entró por la costa de Huelva. En Canarias, sin embargo, la última tormenta tropical que afectó al archipiélago fue la tormenta tropical Delta (año 2009). Ninguna llegó a ser un huracán.