Casares impartirá en julio formación a una docena de refugiados que habitan ya en pisos tutelados de Málaga


CASARES (MÁLAGA)|

El municipio malagueño de Casares acogerá el próximo verano, concretamente durante diez días del mes de julio, a 12 refugiados y a sus hijos para ofrecerles una acción formativa para mejorar así su calidad de vida y sus opciones de encontrar un empleo. Estas familias ya están en pisos tutelados de la provincia de Málaga.

Este proyecto, destinado principalmente a migrantes de las zonas en conflictos bélicos de Oriente Medio, lo lleva a cabo el Ayuntamiento de Casares en colaboración con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la asociación Málaga Acoge.

El Ayuntamiento destina a esta iniciativa una partida de 5.000 euros que se incluyen en los presupuestos de 2017, según han informado en un comunicado, añadiendo que la acción está especialmente destinada a mujeres que migran con sus hijos aunque también está abierta a hombres.

Los refugiados vivirán durante diez días con familias de acogida del municipio inscritas en un registro que se creó el año pasado con el objetivo de ofrecer asilo a personas que llegan a Europa huyendo de los conflictos bélicos de sus países.

En el que caso de que no haya suficientes familias de acogida, el Ayuntamiento alquilará viviendas y las pondrá a disposición de estas personas. En cuanto a las comidas, los niños comerán en la escuela de verano, y los adultos a través del comedor social.

Respecto a la acción formativa que recibirán, la concejala Rocío Ruiz ha indicado que aunque aún no está completamente cerrada, se están barajando varias opciones entre las que destacan cursos enfocados al sector de la hostelería. Mientras los adultos realizan esta acción formativa, sus hijos estarán en la escuela de verano compartiendo actividades y experiencias con los niños del municipio.

Ruiz ha argumentado que "desde las instituciones tenemos el deber de mostrar lo mejor de la sociedad ante una situación de vulneración de los derechos humanos, con la intención de impulsar los valores de solidaridad entre los pueblos y respeto a las personas, por encima de los criterios que están primando en la actual Unión Europea".