Lunes, 20.05.2019 - 21:09 h

Habla el verdadero cerebro de 'The Pelayos': el terror de los casinos

Este viernes se estrena 'The Pelayos',una película dirigida por Eduard Cortés y basada en la peculiar historia de Gonzalo García Pelayo, el hombre que desarrolló un sistema totalmente legal para jugar a la ruleta y desbancar casinos. lainformacion.com ha hablado con Gonzalo García Pelayo. Con un reparto coral en el que participan Daniel Brühl, Lluis Homar, Miguel Ángel Silvestre, Oriol Vila y Blanca Suarez, entre otros, 'The Pelayos' es una de las apuestas de la cartelera de esta semana.

Gonzalo García Pelayo

Un hombre obsesionado por exprimir la probabilidad al máximo, un clan, una ruleta y un sistema legal de juego, dinero y casinos de todo el mundo, fe y constancia. Finalmente éxito y reconocimiento. Así podría resumirse en pocas palabras la genial historia de Gonzalo García Pelayo, el hombre que tras descubrir fallos físicos en las ruletas, encontró la forma de ganarles la partida (una muy larga, que nadie se vaya a pensar) a los casinos de todo el mundo.

Cuántas veces le habrán dicho que su vida era de película. Miles quizás serán pocas y seguramente él mismo lo haya pensado (ah, resulta que también ha dirigido cinco películas y ha producido más de 130 discos de música). Pues bien, ya nadie tendrá que decírselo una vez más porque por fin este viernes se estrena The Pelayos, dirigida por Eduard Cortés y basada en su particular historia.

Daniel Brühl, Lluis Homar, Miguel Ángel Silvestre, Oriol Vila, Blanca Suarez, Vicente Romero, HuichiChiu, Marina Salas y Eduard Fernandez conforman el elenco de actores que narra esta emocionante aventura. Todo un reparto coral encabezado por el gran Homar, un Miguel Ángel Silvestre en una faceta cómica que sorprende a cualquiera y un Daniel Brühl que consigue mantenerse en el roll de un 'tipo de cómic' durante toda la película.

"Me parece que tiene un gran guión, me ha gustado mucho y no sólo porque tengo interés en ella", certifica Gonzalo García Pelayo. Hace sólo unos días estuvo con Eduard Cortés despiezando The Pelayos desde el punto de vista cinematográfico y desde cree que "el guión tiene una solidez extraordinaria. Es todo muy orgánico y todo surge de una manera muy fluida en la que el espectador está al tanto de todo lo que está ocurriendo porque se lo han adelantado un poco con temática secuenciante".

"Otra cosa que me gustó mucho", confiesa en su casa del centro de Madrid, atiborrada de dvds y cds, "fue la dirección de actores". "La productora hizo una gran labor de 'casting' porque los actores están muy bien cada uno en su papel. Después de un tiempo se han hecho más grandes, han crecido e incluso algunos de ellos han estado nominados en la última gala de los Goya", añade.

Al andaluz se le llena la boca (sin darse cuenta) al decir que "además algunos de nosotros (en referencia a su familia) tenemos cierto parecido físico con los actores y eso es suerte. Que Lluis Homar tenga cierto parecido conmigo es una suerte porque es uno de los mejores actores que ahora mismo se pueda pensar".

"Estoy ensayando para añadir a mi personalidad los gestos que hace Lluis Homar"

García Pelayo afirma que prácticamente no ha intervenido nada en la película: "Solamente en la primera idea, cuando hablamos de la temática, que está basada en el libro que yo escribí hace tiempo, aunque les conté una serie de anécdotas que no están escritas para que ellos tuvieran un panorama más amplio". Sobre su relación con Homar cuenta que estuvo comiendo con él un día antes del rodaje.

"Tuvimos una charla muy agradable y según mis hijos él hace gestos que yo hago. No sé muy bien cómo, pero debió captarlos en esa comida. Ellos me dicen que yo no me doy cuenta. Ahora estoy ensayando para añadir a mi personalidad los gestos que hace él", dice entre risas.

"Hace poco alguien me preguntó si era tan elegante como aparece Lluis Homar haciendo de mí y rápidamene conteste: "No, pero lo seré". Y se muere de risa.

Según Gonzalo entre su hijo Iván y Daniel Brühl también hay similitudes porque los dos tienen la frente ancha, la típica cara redonda y despejada... "Hay cosas curiosas, por ejemplo, Miguel Ángel Silvestre, que hace un papelón y está formidable, hace de un personaje que es la suma de dos hermanos ambos sobrinos míos", añade.

"La única diferencia con la realidad es que hay algunas dramatizaciones que dan más dinamismo dramático al personaje. Él se enrolla con Blanca Suárez, como ha ocurrido en la realidad, y bueno, eso es porque uno de mis sobrinos está casado con una cuprier".

Además, para aquellos que tengan curiosidad: la mujer china existió, no era china, "pero existió".

Así fue el éxito mundial de 'Los Pelayos'

La física y no la probabilidad es la responsable, ademá de la constancia de García Pelayo, de su éxito en el casino.

"Nosotros pensamos que la ruleta era vencible porque no hay mucha diferencia entre el casino y el jugador. Solamente un 2,7%. Algo que suena a chino pero que para compararlo: el bingo tiene 35%, la lotería primitiva tiene también otro 35%, así que un juego que tenga sólo un 2,7 parece que no es demasiado difícil vencerlo. Es muy fácil de entender: el casino gana porque de 37 números que hay (36 más el 0), él paga 36 cuando la bola sale y la bola acierta", relata metódicamente.

"Entonces como tú tienes una probabilidad de 1 de 37, si te sale el número y te pagan 36, te cuesta 37 unidades recuperar 36 con lo cual hay una que pierde en esas 37. Si nosotros encontrábamos números con probabilidades menores, por ejemplo, 1 de 35 pues ya la ventaja sería nuestra. Pues bien, al final encontramos números que salían 1 de 28, 1 de 32... y por eso ganamos tanto dinero. Lo que hay que hacer es esperar a que de verdad se cumpla el ritmo de ese número", señala.

¿Pero por qué más probabilidad en una bolas que en otras? "Todo resultó por la imperfección de la ruleta: hay casilleros que son más grandes que otros o tienen los casilleros más laxos que otros que están más duros, y esa es la explicación que le damos, porque evidentemente hay números que de forma significativa salen más veces que otros. Lo que hay que hacer es una radiografía a la ruleta con 5.000 bolas, que es cuando la ruleta empieza a mostrar su alma".

La probabilidad en la vida

García Pelayo ha desarrollado a fuerza de pensar sobre la probabilidad todo un modo de vida. "Tengo el sentido de la probabiliadd en casi todas las cosas. Intento no caer en algo enfermizo pero me da la sensación de que sí que caigo", se ríe.

"Me sale de una manera automática. Es completamente increíble que la gente vaya a una velocidad excesiva porque la compensación del premio está muy lejos. Esto se lo contaba a El Duque (Miguel Ángel Silvestre) comiendo con él proque me decía que le gusta correr en la carretera. Mi planteamiento es que correr mucho es de mal jugador. Eso es de 'primos', como les llamamos a los malos jugadores", relata.

Para concienciar de alguna forma y hacer reflexión en voz alta Pelayo cuenta otro ejemplo más rotundo: "Se sabe las probabilidades que tiene un fumador de desarrollar un cáncer de pulmón, y desde luego, es de muy mal jugador tener un riesgo muchísimo más grande que cualquier otra persona por el gusto de fumar. Hay multitud de cosas en que no compensa".

La suerte existey depende de las expectativas

Si García Pelayo cree en la probabilidad muchos pensarán que será porque para él la suerte no existe y todo es más matemático. Pero sería de ilusos pensar eso, y desde luego él no lo es. "La suerte existe, lo que pasa es que está limitada. Para mí la definición de suerte es la desviación de la expectativa. Si tu esperas meter tres goles y sólo metes dos y has jugado para meter tres, entonces hasta tenido mala suerte. Si has metido cuatro, entonces has tenido buena suerte porque esperabas sólo tres", cuenta.

Ahora, después de haber analizado y jugado hasta el fin a la ruleta, todo el clan ha fundado una empresa llamada Pelayos Poker. Además de la ruleta Gonzalo investigó este mundo y vió que había otro también apasionante detrás de la apuesta deportiva. En eso está centrado ahora mismo, fundamentalmente en las carreras de caballos y el fútbol.

"Ahora mi ordenardor está jugando en automático con un programa hecho por mí, aunque de momento estoy en fase de prueba", confiesa incansable.

Más allá del juego y las apuestas, Gonzalo es un aventurero: "Quiero tener una vida más personal, escribir un libro, y quizas hacer una colaboracióm más multimedia, no me importaría hacer algo con una empresa para varios medios: artículos de prensa, radio, televisión... Si alguien me guiña el ojo, pue me liga". Ahí deja eso. Insaciable este señor.

Ahora en Portada 

Comentarios