Domingo, 18.08.2019 - 00:19 h
En plena crisis política

Versace frena la venta de una camiseta en la ponía que Hong Kong es independiente

La firma de moda ha tenido que pedir disculpas a China por este error, sobre todo en el contexto de crisis actual.

Versace
Versace ha pedido disculpas por el error que ha irritado a China/ EFE

Versace ha acabado viéndose salpicada por la crisis diplomática y política que vive Hong Kong, donde las protestas de los ciudadanos han llegado a ocupar el aeropuerto de la ciudad, lo que ha obligado a cancelar los vuelos. Las tensiones con China se han recrudecido en los últimos días y las posturas están muy alejadas, un contexto que no se vivía desde hacía años. Y en medio de esto, Versace ha echado más leña al fuego.

Porque la firma sacó al mercado una camiseta en julio en la que mencionaba a Hong Kong -y también a Macao- como estados independientes. En concreto, la prenda mencionaba en la parte de la espalda diferentes ciudades del mundo, seguidas de su país, y en el caso de Hong Kong ponía que el país al que pertenecía era Hong Kong, lo mismo que Macao. Algo que ha soliviantado a China.

Las críticas han llegado hasta tal punto que a Versace no le ha quedado más remedio que disculparse por el error y, además, frenar la venta de la prenda. El comunicado, lanzado en redes sociales, está firmado por la diseñadora de la casa, Donatella Versace, la hermana del fundador, el difunto Gianni Versace, y lamenta el error cometido, así como asegura que ha retirado el producto del mercado.

"La marca acepta su responsabilidad en este error y está estudiando cómo mejorar la forma en la que opera día a día para ser más conscientes", concluye. Así, una de las firmas de lujo más famosas del mundo ha salido al paso de un error que le puede costar una crisis reputacional en China, algo que desde luego no quiere que suceda.

¿Por qué? Porque China es el mercado con más potencial para la industria del lujo. Mientras que Europa y Estados Unidos se han estancado o crecen a un ritmo muy bajo, el continente asiático, especialmente este país, está en pleno momento de euforia comercial y los productos de lujo son allí objetos de culto y, también, de estatus. En concreto, las ventas de lujo en China ya suponen el 33% del total, según el informe de 2018 de Bain&Company, con un crecimiento del 18%, hasta los 32.000 millones de euros.

Ahora en Portada 

Comentarios