Viernes, 19.10.2018 - 01:03 h
Negociación presupuestaria

Podemos pide un golpe de 2.300 millones a la banca en Sociedades y 'tasa Tobin'

Tensa más la cuerda y exige subir el IRPF para rentas desde 120.000 euros. La propuesta está incluida en el último documento de la formación morada.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa ofrecida al término del pleno en el Congreso. EFE/Emilio Naranjo
Podemos quiere que la subida del IRPF sea para rentas desde 120.000 euros. / Efe

Podemos plantea tensar aún más la cuerda de las subidas impositivas y dirige el foco directamente a la banca y a las rentas más medias y altas. Así, la formación morada plantea al Gobierno de Pedro Sánchez un golpe fiscal de 2.300 millones al año a la banca. La propuesta tendría como eje un tipo incrementado del 35% en el Impuesto de Sociedades (el tipo general es del 25%) y un impuesto sobre las transacciones financieras (lo que se ha dado en llamar 'Tasa Tobin') como arietes para recuperar las presuntas ventajas que el sector financiero recibió tras la crisis financiera. 

En plena negociación con el Gobierno para determinar el marco fiscal que sustentará el proyecto de Presupuestos de 2019 - si es que llega a cerrarse un acuerdo-, y con las informaciones parciales sobre ese diálogo saltando a los medios a cada paso, el bloque de izquierdas ha optado por poner luz y taquígrafos a su documento de negociación presupuestaria, y éste apunta a la hora de obtener nuevos ingresos a los 'sospechosos habituales': la banca, las grandes empresas y las grandes fortunas.

Los negociadores del bloque de izquierdas entienden que la propuesta fiscal socialista se queda muy corta para financiar los acuerdos que por el lado del gasto sí parece que se han alcanzado: revertir los recortes en Sanidad, Educación y Asuntos Sociales de la era del PP, la revalorización de las pensiones con el IPC.

Y para cubrir ese gap tienen muy claro sobre quién actuar. Y en el centro de esa diana aparece la banca. Podemos aboga por aplicar con carácter extraordinario - cinco años prorrogables por otros cinco más sin fecha límite - un tipo incrementado de diez puntos extra sobre el tipo general, es decir, del 35%, sobre el sector financiero, a modo de recargo de solidaridad para "recobrar parte de las ayudas irrecuperables asociadas al rescate bancario y establecer una contribución fiscal más justa al sector financiero". Una aportación más justa que implicarían 1.000 millones extra el primer años y 5.800 millones más en un lustro.

La otra mitad de la nueva fiscalidad bancaria vendría del Impuesto sobre las Transacciones Financieras. Podemos defiende aplicar una tasa del 0,2% sobre las compraventas brutas de acciones y de un 0,02% sobre las operaciones con derivados. Una maniobra fiscal que aportaría 1.300 millones extra a las arcas públicas.

Se había dado por hecho que Gobierno y bloque de izquierdas habían alcanzado un principio de acuerdo para subir los impuestos a los contribuyentes con rentas superiores a los 140.000 euros... pero no parece ser así. La propuesta presupuestaria de Podemos baja ese listón a los 120.000 euros y prevé la creación de nuevos tramos para los niveles que estén por encima.

El tipo estatal mínimo para las rentas de entre 120.000 y 150.000 euros se situaría en el 48%; subiría al 50% para las rentas de entre 150.000 y 300.000 euros; y un tipo del 52% para las que estén por encima del 52%. Cosas de la vida está propuesta supone recuperar el 'IRPF de guerra' instaurado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2014.

El documento también recoge la reforma de Sociedades para que ninguna empresa pague menos del 15% sobre sus beneficios, un suelo que sería del 20% para la banca y las energéticas; un nuevo impuesto a las grandes digitales; y la obligación de que la Iglesia también pague el IVA.

Ahora en Portada 

Comentarios