Miércoles, 17.01.2018 - 10:16 h

Diputación de Valladolid decidirá la próxima semana el futuro de Casa Cuna pero está abierta a coexistencia de proyectos

La Diputación de Valladolid tomará previsiblemente la próxima semana la decisión sobre el futuro de la Casa Cuna, aunque sí se ha mostrado abierta a que puedan coexistir tanto la actual escuela infantil como el centro de atención a personas discapacitadas que propone la Fundación Personas.

Así lo ha avanzado este viernes el diputado responsable del Área de Igualdad de Oportunidades y Servicios Sociales, Conrado Íscar, quien ha insistido en que "aún no hay ninguna decisión tomada" y que la intención del equipo de Gobierno es que la que finalmente se alcance cuente con "el mayor apoyo posible de los grupos políticos".

Tras recordar que "todas las opciones están sobre la mesa", sí ha admitido que la opinión expresada por el conjunto de la Corporación Provincial es favorable a la instalación en el complejo del nuevo centro de la Fundación Personas, pero también al mantenimiento de la escuela infantil, a la que actualmente acuden 44 niños y da empleo a siete profesionales.

Íscar se ha reunido este viernes con padres y trabajadores de la Casa Cuna, quienes han mostrado su "satisfacción" por el encuentro ante la disposición de la Institución Provincial a que puedan ser compatibles ambos proyectos en los cerca de 4.000 metros cuadrados con que cuenta el recinto, de los que la escuela infantil ocupa sólo alrededor de 500.

Sin embargo, uno de los padres asistentes a la reunión, Javier Sánchez, ha mostrado su "sorpresa" por el deseo de la Fundación Personas de reclamar "todo el espacio", a pesar de que los servicios de ambos centros serían "complementarios", como ha defendido la directora de la escuela infantil, Ana Isabel Luis Campos, quien ha recordado que entre sus alumnos figuran niños con discapacidad que "se verían beneficiados de tener en las mismas instalaciones un centro de atención temprana".

ESTUDIO DE LAS POSIBILIDADES

En declaraciones recogidas por Europa Press, Conrado Íscar ha explicado que, una vez analizadas todas las posibles opciones --que van desde la coexistencia hasta la permanencia en solitario de la escuela, pasando por el traslado de los niños a otras instalaciones o la incorporación de los actuales empleados al nuevo centro de la Fundación Personas--, el equipo de Gobierno se reunirá con los grupos políticos para adoptar la decisión final, que espera sea "consensuada", tras lo que se daría parte a los actores implicados.

A partir de aquí, si la decisión fuera la de apostar por la coexistencia de proyectos, sería Fundación Personas la que debería resolver si acepta en esas condiciones o renuncia al proyecto, en función de lo cual la Diputación podría plantearse buscar otras entidades con las que desarrollar el centro de atención a personas con discapacidad, una "necesidad" de la sociedad actual en la que "se detecta un aumento de personas con esta situación", según ha subrayado el diputado.

La coexistencia podría implicar, eso sí, una mayor inversión para el centro de discapacitados, ya que éste no podría aprovechar las instalaciones de la escuela infantil, acondicionadas para albergar este tipo de actividad, a diferencia del resto, tal como ha apuntado Íscar.

De los 44 niños inscritos este curso, 14 abandonarán la Casa Cuna al finalizar el curso para incorporarse al siguiente nivel educativo, plazas que quedarían disponibles para nuevas matriculaciones, de acuerdo con los datos ofrecidos por su directora, quien además ha detallado que casi un 60 por ciento de asistentes son niños de la provincia, si bien existe una demanda considerable de familias de la capital ante la "limitación de plazas" de los centros municipales.

Ahora en portada

Comentarios