¿Por qué las tiendas de Victoria's Secret en España no venden su lencería?

Ha abierto su primera tienda en centro de ciudad, en la madrileña calle Fuencarral, gestionada por el grupo italiano Percassi, creador de Kiko Milano.

Tienda de Victoria's Secret en Madrid.
Tienda de Victoria's Secret en Madrid. / José González

Si no fuera por el nombre que bautiza la tienda, cualquier cliente pensaría que se trata de un local de perfumería, con artículos de cuidado personal y algún que otro complemento. Pero es un Victoria's Secret, la cadena estadounidense famosa por sus desfiles de lencería, donde las 'celebrities' dejan la moda íntima en segundo plano.

Victoria's Secret acaba de abrir su primera tienda a pie de calle en España. En plena calle Fuencarral, una de las principales arterias comerciales de gran consumo de la capital. En ella, la ropa íntima es minoritaria. Unas pocas prendas en oferta. Las colonias, los neceseres y los bolsos ocupan la mayoría de las estanterías en un local, decorado en negro brillante, donde toda la iconografía recuerda a los 'ángeles' de Victoria's Secret, las modelos que han llevado a la fama a la enseña estadounidense.

Detrás de la tienda no está directamente L Brands, la compañía de Ohio propietaria de Victoria's Secret, que ingresa más de 10.700 millones de euros anuales. Está su socia en Europa, la sociedad italiana Percassi. Un grupo especializado en franquiciar grandes marcas. Por ejemplo, fue socio de Benetton. También lo fue de Inditex en el desembarco de algunas de sus enseñas en Italia. Y es un gigante de la cosmética: su nombre está detrás de Kiko Milano, la enseña creada hace 20 años que, también, cuenta con un local en la madrileña calle Fuencarral.

El grupo Percassi es el encargado de pilotar el aterrizaje de Victoria's Secret en Italia y en España. Aquí cuenta con casi una decena de locales y, hasta su primera tienda madrileña, había preferido los centros comerciales y los aeropuertos. Todas con el mismo formato: artículos de perfumería y complementos. El próximo paso a pie de calle lo dará en Málaga, en la calle Larios.

El socio italiano

Victoria's Secret opera en España a través de la sociedad Hexagon Retail España, controlada al 100% por la italiana Hexagon Spa. La constituyeron hace poco más de un año, en julio de 2016, y por el momento no ha presentado ningún resultado, así que no es posible saber cómo le está yendo.

Interior de la tienda de Victoria's Secret en Madrid.
Interior de la tienda de Victoria's Secret en Madrid. / José González

Hexagon dio sus primeros pasos en España con Antonio y Stefano Percassi como administradores. El primero, el fundador del grupo. El segundo, su hijo y consejero delegado de Kiko Milano y, también, de uno de los equipos del Calcio, la liga italiana: el Atalanta de Bérgamo, también controlado por la familia. Stefano ya no figura como administrador de la sociedad en España pero sí su hermano Matteo, responsable del negocio de inmobiliaria, de 'real estate' de la familia.

Percassi no es un grupo cotizado en bolsa
. No da datos sobre su negocio más allá de que gestiona más de 1.110 tiendas en 17 países y no ha contestado a las preguntas de lainformacion.com sobre cuáles son sus planes en España.

Sus negocios están estructurados bajo dos paraguas: Odissea S.r.l. y Stilo Immobiliare Finanziaria. Este último es el enfocado al negocio inmobiliario. El primero es el que lleva el negocio de 'retail', incluida la gestión de tiendas de otras compañías, como Lego, Gucci, Ralph Lauren, Nike, Ferrari, Starbucks, Wagamama y Victoria's Secret. Y sus enseñas propias: además de los cosméticos Kiko, la marca Billionaire Italian Couture, en la que Percassi tiene como socio al empresario Flavio Briatore.

El negocio de Victoria’s Secret

Percassi no desvela datos económicos pero la matriz de Victoria's Secret sí lo hace. El grupo L Brands cotiza en la bolsa neoyorquina donde su capitalización (valor de mercado) ronda los 12.183 millones de dólares (casi 10.400 millones de euros). No tiene accionistas de referencia, más allá de firmas de inversión, como Vanguard o T. Rowe.

Además de Victoria's Secret, L Brands gestiona otras enseñas de lencería, como La Senza y Pink; y de perfumería, Bath & Body Works. Su negocio, en el último año, supuso unas ventas al alza y una rentabilidad a la baja. Sus ingresos anuales: 12.574 millones de dólares (más de 10.700 millones de euros), un 3,4% más que el año anterior. En cambio, su rentabilidad se redujo. En 2016, la multinacional ganó 1.158 millones de dólares, casi 100 millones menos que el año anterior. En total, suma más de 3.700 tiendas. La mayoría, unas 3.000, propias. El resto franquicias. Habrá que esperar a ver si su negocio en España, a través de su socio italiano, se consolida y da el salto real más allá de la perfumería.

Ahora en Portada 

Comentarios