Lunes, 20.11.2017 - 20:40 h
Tecnología

Lo último en Smart Cities made in Spain: del control de rostros a salvar vidas

Pasos de cebra y semáforos inteligentes... España presume de ciudades cada vez más inteligentes

Pasos de cebra inteligentes
España, puntera en el desarrollo de ciudades inteligentes. / L.I.

Desde el año 2009, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, lo que significa que las urbes crecen a un ritmo de dos habitantes por segundo. En el año 2050, aproximadamente el 70% de la población mundial vivirá ya en ciudades y, desde el año 2025, habrá en el mundo 37 megaciudades que acogerán, por sí solas, al 14% de la población mundial. La necesidad de smart cities es real y no solo en ciudades. El municipio de Gotarrendura, de 126 habitantes, en Ávila, es "el más pequeños con la distinción ciudad de la ciencia y de la innovación”. Ha logrado implantar en su localidad sistemas de energías renovables y eficiencia energética, como calefacción eléctrica gracias a la biomasa.

Tráfico, contaminación, residuos, seguridad... son los grandes problemas a solucionar. En las ciudades de hoy ya es vital analizar los flujos de tráfico para priorizar los transportes de emergencia y públicos. Se logra gracias a sensores que también contribuyen al manejo de los semáforos. La detección automática de infracciones o peligros en las vías (una start up vasca, Begirale Controlling Risk, ya ha probado con éxito un sistema para evitar accidentes en zonas con barreras) también es una realidad. Cada vez más empresas españolas invierten en la ciudad del futuro. Un dato: en el último Congreso de Ciudades inteligentes celebrado en Madrid en abril figuraban 65 entidades entre ellas, empresas punteras. De hecho, Siemens está recorriendo decenas de ciudades españolas para presentar sus últimos 'inventos inteligentes'.

El detector de caras

Juan Miguel Pérez de Andrés, director de la división Energy Management de Siemens reconoce que "la compañía trabaja en tranvías eléctricos, alumbrados inteligentes, la gestión automatizada de edificios para evitar incendios...", aunque lo que más sigue impresionando a todo el mundo es "su solución biométrica basada en reconocimiento facial". La solución de vídeo vigilancia, BioSurveillance, detecta múltiples caras en tiempo real, algo "vital para la seguridad". Aunque, en el día a día, también "se puede captar si alguien se cae en la calle y llamar al 112". No menos interesante son los parking inteligentes, con "sensores con radar que analizan espacios compatibles para nuestro coche. Ahorra kilómetros y horas al volante".

Hay más 'inventos' en la smart citie. En Santander ya existe la posibilidad de que ante un socavón en la calle la ciudad inteligente aumente automáticamente la iluminación y se desvíe el tráfico. Las papeleras nunca rebosan porque están sensorizadas y la hierba se riega solo cuando es necesario. En Donosti, gracias al proyecto Smartkalea, las luces solo alumbran si hay gente pasando, lo que ha ahorrado un 25% del consumo de luz en la ciudad. Al proyecto se ha sumado una plataforma de integración que permite contabilizar las personas que transitan por la calle y los que entran en cada comercio, un dato básico para saber las zonas con más tirón comercial.

La compañía CIC Consulting ha logrado optimizar el consumo de agua en Santander. Y el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Málaga acaba de probar el paso de peatones inteligente con tecnología LED implantado en una de las vías de la ciudad. Cuando detecta que se aproxima un viandante luce para avisar a los conductores que el paso está activo y que deben detenerse.

Control del agua, ruido, humedad, polen

La meteorología también se mide: calidad del aire, agua, el ruido, la humedad, la temperatura y la concentración de polen. Y el medioambiente es un objetivo. La empresa Envac Iberia ha logrado transformar cómo se recogen residuos en algunas ciudades de Europa. Su sistema es capaz de informar de cuándo y cuántas veces hay que vaciar un buzón de residuos. El presidente de Envac Iberia, Carlos Bernad, critica que en la mayor parte de las ciudades "recogen la basura como en la Edad Media", con la única diferencia de que hemos sustituido los carros por los vehículos propulsados por gas o gasoil, pero hemos sido incapaces de eliminar los malos olores, los ruidos y la contaminación visual y energética... hasta ahora.

Desde Siemens hacen hincapié en la utilidad de los software para evitar incendios y actuar ante posibles terremotos a través de plataformas como Synco IC, un sistema basado en la nube y gestionado desde un móvil, tableta o PC.

Empresas españolas, entre las punteras

Siemens estudia aumentar sus inversiones en investigación y desarrollo (I + D) en el año fiscal 2017 en unos 300 millones de euros para alcanzar los 5.000 millones de euros. Desde el año fiscal 2014, las inversiones en I + D de la compañía han crecido en un 25%. El 30 de septiembre de 2016, la compañía tenía unas 59.800 patentes en todo el mundo. En el año 2016, los empleados de Siemens presentaron alrededor de 7.500 nuevos inventos -un promedio de aproximadamente 30 por día de trabajo-. El número de empleados de I+D de la compañía fue de 33.000 en 2016, unos 800 más que en el año anterior. Toda una apuesta.

No se queda atrás Endesa. Jorge Sánchez Cifuentes, Head of New Technologies de la compañía tiene claro que España está en el grupo de cabeza del desarrollo de Smart Cities, "En el proyecto de Málaga de 2008 se presentaron más de 20 empresas con un presupuesto de 25 millones. Se ha logrado un ahorro energético de entre el 20 y el 25%." No solo es eso. Proyecto Monica (Monitorización y Control Avanzado de redes de distribución MT y BT) reduce al mínimo las incidencias eléctricas y el proyecto Resccue se está desarrollando para enfrentarse a las catástrofes naturales.

"El contador inteligente es una realidad hoy, pero se inició también antes. Ahora el reto es uberizar el sector eléctrico". Endesa presume también de su sede edificio inteligente, que juega con la recirculación térmica y zonas presurizadas para ahorrar energía. Su objetivo ahora es que la gente disponga de energía... como ve la tele. A su gusto.

Las ciudades españolas no se quedan atrás

La opinión generalizada es que España está a la cabeza en la apuesta por el desarrollo inteligente de sus ciudades. En Málaga los proyectos están centrados en la gestión de la energía. Se ha optado por la integración de fuentes renovables en la red eléctrica, con el objetivo de aumentar la eficiencia y reducir las emisiones de dióxido de carbono. La intención es que el control energético llegue a los hogares también. Gijón está muy bien posicionada en movilidad eléctrica en la flota de vehículos municipales, mientras que en Vitoria, el objetivo es el plan de reducción de la contaminación acústica. Bilbao apuesta por recortar el gasto de agua de la ciudad en un 8%.

En Madrid destaca el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias (CISEM), que coordina y organiza cuerpos como la Policía o el Samur y ha conseguido unos tiempos de respuesta inferiores a los 8 minutos. Y qué decir de Santander, la ciudad inteligente por antonomasia: Más de 15.000 sensores se ocupan de recoger información del estado de la ciudad.

En Zaragoza tienen una visión en tiempo real de la situación del tráfico en la ciudad, lo que permite desviar el tráfico hacia rutas alternativas, enviando oficiales de policía para controlar colas de tráfico o supervisando remotamente el semáforo y la regulación de los paneles de carretera. La solución también permite calcular los tiempos de viaje entre cualquier origen y destino, lo que reduce las colas de tráfico, la contaminación y el riesgo de accidentes. Las ciudades inteligentes ya están aquí.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios