Domingo, 19.01.2020 - 23:22 h
Prevé fusiones entre bancos medianos

S&P lleva la contraria al BdE y respalda el nivel de capital de los bancos españoles

Alaba el profundo desagüe inmobiliario que han realizado las entidades en los últimos años, lo que las hace más resistentes ante futuras crisis

Fachada de S&P  Global
Fachada de S&P Global / S&P GLOBAL

“Las entidades bancarias deben fortalecer su capital”. Esta afirmación, pronunciada el martes por Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, durante la cena oficial del IX Spain Investors Day supone la enésima recomendación que lanza el supervisor referida a los modestos niveles solvencia de las entidades españolas.

Lejos de estar de acuerdo, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) ha salido a dar la cara por el sector y ha respaldado los actuales niveles de capital de las entidades una vez que estas han reducido drásticamente su exposición al ladrillo en los últimos años a través de la venta de grandes carteras de activos tóxicos.

“En España no consideramos que haya debilidad en términos de capital con respecto a los riesgos que las entidades tienen en balance”, afirma el responsable de Análisis de Instituciones Financieras de S&P, Luigi Motti, cuyo discurso es diametralmente opuesto al del supervisor, que suele recordar a la banca que sus niveles de solvencia se encuentran a la cola de Europa.

La ratio CET1 de la banca nacional cerró el pasado mes de junio en el 11,54%, según datos del BCE. Es cierto que es la menor entre todos los países de la zona euro y que se sitúa lejos de la media comunitaria, en el 14,1%, pero Motti recuerda que las entidades españolas están más saneadas que sus pares europeas gracias al profundodesagüe inmobiliario -el sector ha reducido un 25% sus activos tóxicos en cinco años- , por lo que son más resistentes ante posibles ‘shocks’. 

Es una postura que ya defendieron los bancos españoles (Santander, BBVA, Caixabank y Sabadell) que se sometieron a los últimos test de estrés de la Autoridad de Banca Europea (EBA, según sus siglas en inglés). A pesar de que su niveles de capital se quedaban por debajo de los de la mayoría de bancos europeos tras el ejercicio de resistencia, el impacto que sufrirían ante otra grave crisis económica sería de los menores.

Las entidades, en cualquier caso, atribuyen el menor nivel de capital respecto al de sus sus homólogos comunitarios a los criterios que les obliga a utilizar el supervisor para su cálculo. Según explican, los estándares que utiliza el Banco de España se encuentran entre los más estrictos de Europa.

Fusiones entre bancos medianos

Por tanto, S&P considera que el principal reto de la banca española sigue siendo elevar su rentabilidad, lo que conducirá a un mayor grado de concentración, sobre todo en entidades medianas, aparte de la posible fusión entre Unicaja y Liberbank.

“Una de las maneras para elevar la rentabilidad es la materialización de sinergias, por ejemplo, se puede reducir la base de costes con la fusión de bancos que operan en un mismo territorio”, asegura Motti, que descarta mejoras de la rentabilidad por la vía de los ingresos al descartar mejoras significativas del Euríbor durante los próximos 12 meses.

Por otra parte, S&P proyecta que el ritmo de expansión de la economía española se desacelerará hasta el 2,3% este año y hasta el 2,1% durante el próximo ejercicio, lo que demuestra que el crecimiento del país se aproxima a su potencial. No obstante, estas tasas se sitúan por encima del de las principales economías del Viejo Continente.

Asimismo, cree que las previsiones de ingresos contempladas en los Presupuestos Generales del Estado, de 227.356 millones, son “algo optimistas”. No obstante, la agencia ve factible mejorar la nota de solvencia de el Estado el próximo marzo, pues, a su parecer, lo que importa es la “clara senda” de reducción del déficit que plantean las cuentas del Ejecutivo.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING