Domingo, 19.05.2019 - 23:27 h
Pese al acuerdo alcanzado en julio

Sacyr se echa atrás: se queda con Itínere y se arriesga a pagar 100 millones de euros

Globalvia anuncia acciones legales para exigir judicialmente a Sacyr el cumplimiento del compromiso de venta.

Manuel Manrique
El presidente de Sacyr, Manuel Manqrique, en un desayuno informativo. / EP

Globalvia se ha hecho con el 40% de Itínere en medio de la batalla que libra por el control de esta empresa con el fondo Corsair, hasta ahora primer accionista de la compañía de autopistas con un 38% de su capital, según informó el grupo concesiones. La firma presidida por Juan Béjar ha cerrado la compra de las participaciones que Abanca y Kutxabank tenían en Itínere, un 23,8% y un 16,3% respectivamente, por el importe pactado de 521 millones.

La transacción es fruto del acuerdo que Globalvía alcanzó a finales del pasado mes de julio con estos dos bancos y con Sacyr para comprar sus porcentajes en Itínere, que sumaban un 55,6% del capital de esta empresa. No obstante, la constructora, al contrario que las dos entidades, no ha materializado la compraventa de su 15,5%.

Globalvia ya ha anunciado medidas legales contra la compañía, a la que reclamará una indemnización de 100 millones de euros. La pugna por el control de Itínere afronta de esta forma una nueva etapa y, por el momento, la compañía que preside Manuel Manrique queda en el medio de la 'guerra' por la firma de autopistas que libran Corsair y Globalvía, que ha transcendido ya al plano judicial. En un comunicado remitido por la propia constructora, Sacyr afirma haber cumplido con sus obligaciones legales y contractuales. Por ello, niega la obligación de afrontar indemnización alguna por la operación de Itínere.

De hecho, la razón por la que Sacyr no habría formalizado el acuerdo de venta a Globalvía alcanzado en julio deriva de las medidas cautelares en relación a la transacción de esta participación que tanto Corsair como Globalvía han logrado que dicten tribunales. Por su parte, fuentes oficiales de la constructora declinaron realizar comentario alguno sobre esta operación. El acuerdo de julio entre Globalvía y los tres referidos socios de Itínere no se había aún cerrado a la espera del preceptivo plazo para que Corsair, como primer accionista, ejerciera su derecho preferente de compra.

Corsair decidió plantear una contraoferta, pero sólo la lanzó a la participación de Sacyr, en contra del criterio de Globalvía de que la contrapropuesta debería ser en igualdad de condiciones a la suya, esto es, extenderse a todos los socios. Globalvia acudió entonces a los tribunales y logró que un juzgado dictara medidas cautelares. Estas medidas impidieron que Sacyr se pronunciara ante la oferta de Corsair y le vendiera su participación. No obstante, este fondo accionista de Itínere también recurrió a los tribunales y logró las correspondientes cautelares para impedir una venta a la otra parte.

A la espera de los jueces

De esta forma, la puja por Itínere queda ahora pendiente de que estos dos procesos judiciales abiertos se resuelvan y los jueces se pronuncien. Itínere es la sociedad que gestiona seis autopistas del Norte de España, que suman unos 610 kilómetros de longitud, entre las que figuran algunas de las más antiguas, como la AP-1 Burgos-Armiñón, la primera vía que revertirá al Estado una vez que el próximo 30 de noviembre venza su plazo de concesión.

Globalvia enmarca su interés en esta empresa en su estrategia de crecimiento, con la recientemente ha comprado activos en Estados Unidos, Portugal y Chile. En caso de hacerse con Itínere, pasaría a sumar una cartera de 32 activos, de las que 25 serían autopistas, y elevaría su facturación hasta los 700 millones de euros.

Ahora en Portada 

Comentarios