Martes, 19.02.2019 - 00:28 h
Dentro del Foro Puente Aéreo

Empresarios VIP piden a Casado moderar su discurso para sobrevivir en Cataluña

El Foro Puente Aéreo se encerró con el líder del PP y le hizo ver que o su partido cambia de tono o "corre el riesgo de desaparecer" en la región.

Reunión del Foro Puente Aéreo
Foto de familia en la reunión del Foro Puente Aéreo. / PP

Muchas expectativas, pero también inquietud entre bambalinas. Eso es lo que los principales empresarios catalanes trasladaron al nuevo líder del PP en la primera reunión a puerta cerrada en la que se han visto las caras. El Foro Puente Aéreo, que agrupa a los presidentes más destacados de la ciudad condal y la capital, quiso citar al sucesor de Rajoy para conocer de primera mano sus proyectos y planes de futuro. Y algún reproche hubo algún reproche en un momento clave para los 'populares' en Cataluña y a las puertas de unas elecciones municipales, autonómicas y europeas que serán su primera prueba de fuego, con el permiso de Andalucía.

La iniciativa del encuentro partió del propio Foro, una agrupación promovida por Enrique Lacalle. Por este sanedrín empresarial ya pasaron en su día Mariano Rajoy, cuando ya era presidente, y Pedro Sánchez, durante su etapa como líder de la oposición. Los ejecutivos querían, por tanto, escuchar a Casado y trasladarle, aprovechando la ocasión, algunos de sus temores. Por ejemplo, son conscientes del papel que deberá jugar el PP durante su actual etapa en la oposición y consideran una mala noticia la ruptura de relaciones entre los dos principales partidos del país. Por eso querían ver a Casado y hablar con él en privado.

Los asistentes fueron los principales 'prebostes' de las finanzas catalanas y madrileñas: José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona; Antoni Brufau, presidente de Repsol; José Creuheras, presidente de Grupo Planeta; Javier Godó, presidente de Grupo Godó; María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter; Demetrio Carceller, presidente ejecutivo de Damm; Josep Sánchez Llibre, principal candidato a dirigir la patronal Foment del Treball; Antonio Catalán, presidente de AC Hotels by Marriot; Luis de Carlos, socio director de Uría; Santiago Bergareche, presidente de Vocento; Gonzalo Sánchez, presidente de PwC. Son solo algunos de los asistentes que querían ver a Casado en privado. Algunas ausencias reseñables fueron Florentino Pérez, ACS; Isidro Fainé, CaixaBank; o Rosa María García, de Siemens.

La reunión, en formato reservado, se celebró en un ambiente en el que premió la "cordialidad", destacan diferentes fuentes presentes en la cita. Decidieron que fuera en las instalaciones de Atresmedia, de ahí que además del presidente de Planeta también estuviera presente el consejero delegado del grupo audiovisual, Silvio González, que ejerció de afitrión. Dos, en definitiva, fueron los grandes temas que se abordaron: los impuestos y, especialmente la situación de Cataluña.

Fuentes presentes en la cita explican a La Información que varios de los asistentes transmitieron a Casado que el PP se estaba equivocando con el discurso que viene manteniendo con Cataluña. "En mi primer Consejo de Ministros aprobaré un 155 más duro", lanzó hace unos días el líder de los populares. Fueron unas declaraciones que, bajo el punto de vista de parte de estos empresarios, constituyen "un tremendo error" si el partido quiere sobrevivir. "O el PP cambia su actitud o corre serio peligro de desaparecer en Cataluña", advirtieron éstos al líder de la oposición.

En esta línea, los empresarios recordaron que los populares podrían quedar incluso sin representación en el Ayuntamiento de Barcelona. El efecto Valls podría rematar a la formación conservadora, destacaron. 

La mayoría de los empresarios catalanes concluyeron que un discurso percibido como radical "no es la mejor forma de acercar posturas". Horas antes, en el pleno del Congreso, el líder de los populares y Pedro Sánchez habían mantenido un duro rifirrafe a costa del desafío independentista y Moncloa decidió romper la relación con Génova. 

Aparte de Cataluña, otro asunto que Casado abordó en la reunión fue la fiscalidad. El nuevo PP está decidido a bajar los impuestos de manera radical: "Sociedades, IRPF, Sucesiones, Donaciones, Patrimonio... Casado nos presentó cuáles serían sus primeras decisiones si gana las elecciones", afirma otro de los presentes. Fue, en definitiva, una primera toma de contacto entre el poder empresarial y el presidente de la formación, que ha vivido una auténtica catarsis el pasado verano.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios