Domingo, 24.03.2019 - 17:35 h
Los Mossos blindan el centro para evitar altercados

El desafío al Rey de Colau y Torrent llena las calles de protestas en pleno Mobile

A pesar de la tensión fuera del Palau, ambos políticos soberanistas acudieron a la cena de inauguración y se sentaron en la mesa del monarca

El Gobierno estalla por el desplante a Felipe VI y teme por el futuro del Mobile World Congress
El Gobierno estalla por el desplante a Felipe VI y teme por el futuro del Mobile World Congress

Ada Colau y Roger Torrent han logrado dividir de nuevo a la ciudad de Barcelona y sacar a la gente a la calle en pleno Mobile World Congress con su desplante al Rey Felipe VI. Un golpe innecesario y una imagen lamentable de la ciudad y de todo el país, que pone en juego nada menos que 15.000 empleos y casi 500 millones de euros. Sobre los miles de empresarios y directivos internacionales que acuden a la Ciudad Condal para esta cita planea cada vez con más fuerza la sombra de Dubái para sustituir a Barcelona.

La alcaldesa de Barcelona encendió la mecha para no tener que pasar por el besamanos del Rey, toda una sumisión anacrónica para ella, y los independentistas la secundaron con orgullo. El resultado: movilizaciones en las calles a favor y en contra de Felipe VI, los Mossos cortando calles y una sensación de inseguridad de la que el dinero huye. La tensión que se ha vivido en la zona de Via Laietana y calles próximas al Palau de la Música, en el centro de Barcelona se ha saldado hasta el momento con cinco heridos leves a raíz de las breves cargas de los Mossos d'Esquadra. Como siempre en estos casos, la concejala de la CUP en el ayuntamiento de Barcelona, María José Lecha, se ha quejado en su cuenta de Twitter de que los Mossos han apartado al grupo en el que estaba "a golpe de porra".

Aunque el Rey llegaba al Palau sin ningún tipo de problema, los manifestantes decidieron permanecer en el perímetro cerrado por los Mossos, básicamente en el barrio de la Rivera gritando consignas como 
 "No tenemos miedo", "Fuera las fuerzas de ocupación" y "Somos república".

Los manifestantes proindependencia fueron convocados por los comités de defensa de la República. Del lado contrario, Tabarnia también convocó a los opuestos al nacionalismo en Cataluña. Las calles se llenaron, y eso provocó que los Mossos tuvieran que bloquear los accesos al Mobile World Congress para evitar altercados e incluso un posible escrache al Rey. 

Ningún representante catalán acude a recibir al Rey

Ningún representante de la Generalitat, el Parlament y la Alcaldía de Barcelona recibió al Rey a su llegada al Palau de la Música, donde sí estuvo acompañado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Industria, Álvaro Nadal.

En su primera visita a Cataluña desde hace seis meses, Felipe VI ha acudido al Palau de la Música para presidir la cena de bienvenida a los participantes en el Mobile World Congress (MWC), organizada por el Comité Ejecutivo de la asociación GSMA, que agrupa a los principales operadores de telefonía del mundo, y la Fundación Mobile World Capital Barcelona, que preside la alcaldesa Ada Colau.

Lo más paradójico de la situación, sobre todo de cara a la comunidad internacional que acude al evento, es que tanto Colau como el presidente del Parlament, Roger Torrent, asistieron a la cena, incluso de buen grado. La alcaldesa habló incluso en un aparte unos momentos con el Rey. 

Hasta la entrada del Palau de la Música llegaba el ruido de caceroladas procedentes de edificios cercanos, así como los pitidos de silbatos y las consignas coreadas por manifestantes antimonárquicos e independentistas concentrados detrás de las vallas de seguridad en la acera opuesta de Via Laietana.

Ya en el vestíbulo, han saludado al Rey una docena de invitados, entre ellos la alcaldesa de L'Hospitalet -municipio que alberga el MWC-, Nuria Marín, y el director general de la Fundación Mobile World Capital Barcelona, Carles Grau, junto al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, el ministro egipcio de Comunicaciones, la ministra paquistaní de Información y el embajador de China. Previamente, don Felipe ha recibido también el saludo del jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferran López.

A diferencia del pasado agosto, cuando Colau invitó personalmente a los Reyes a firmar en el libro de condolencias que el Ayuntamiento había dispuesto en el Consistorio tras los atentados de Barcelona y Cambrils, la alcaldesa ha evitado saludar a Felipe VI con el argumento de que, con su mensaje televisado del 3 de octubre, el Monarca se alineó con "las posiciones más duras y represivas".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios