Domingo, 22.09.2019 - 00:15 h
Sigue la polémica

La familia Franco pedirá al Supremo que frene la exhumación de modo inmediato

El Gobierno ha dado el último paso y da 15 días a los familiares para que decidan dónde llevarán los restos del dictador. 

Cripta de la Parroquia de Santa María la Real de la Almudena en Madrid
Cripta de la Parroquia de Santa María la Real de la Almudena en Madrid / Europa Press

La familia de Francisco Franco recurrirá al Tribunal Supremo el acuerdo aprobado este viernes por el Consejo de Ministros que ordena la exhumación de los restos de su abuelo del Valle de los Caídos. El recurso solicitará "medidas cautelarísimas" buscando la paralización inmediata del procedimiento, avanzan a Europa Press fuentes del entorno de la familia.

También la Fundación Nacional Francisco Franco y la Abadía benedictina que custodia la Basílica del Valle de los Caídos recurrirán al Supremo en sentido similar a la familia. La intención, avanzan las fuentes consultadas, es presentar estos recursos antes de que venza el plazo de 15 días que el Gobierno ha dado a la familia para que elija una ubicación alternativa a la cripta de la catedral de La Almudena para reinhumar los restos del dictador.

El Ejecutivo alega motivos de seguridad y de orden público para prohibir llevar los restos de Franco a la cripta de La Almudena y ha pedido a la familia que busque otra ubicación que no presente estos problemas. Si la familia no se presta a señalar otro emplazamiento, el Consejo de Ministros decidirá dónde se llevarán los restos del dictador.

No están dispuestos a renunciar a La Almudena 

La familia en cambio, que ha emprendido una batalla legal para frenar la exhumación, no está dispuesta a renunciar a La Almudena, donde posee unas sepulturas a perpetuidad y está enterrada la única hija del dictador, Carmen Franco Polo. Las partes aún no han tenido acceso al acuerdo motivado del Gobierno que piensan recurrir pero en cuanto puedan estudiarlo con detalle se pondrán a preparar los recursos.

Las medidas cautelarísimas que se disponen a solicitar implican que el Supremo tiene que resolver sin tener que dar audiencia a las partes, por lo que el plazo de respuesta es muy corto. En caso de que estas medidas se rechacen, la familia aún tendría margen para insistir en la paralización del proceso. Pero en este segundo caso el tribunal, antes de decidir, tendría que pedir la opinión del Gobierno.

Ahora en Portada 

Comentarios