Viernes, 22.11.2019 - 09:33 h
Serán seis torres de inmuebles

Lujo, vistas al mar, yates... así serán los pisos de Gibraltar sobre aguas españolas

Las viviendas del 'Hassan Centenary Terraces', proyectadas sobre aguas que España considera propias, empiezan a ser anunciadas para su venta.

Torres de pisos que se levantarán en Gibraltar.
El proyecto Hassan Centenary Terraces en Gibraltar.

Gibraltar ya ha comenzado a anunciar cómo serán las viviendas que levantará ganando terreno al mar, es decir, en aguas que España considera como propias. Para atraer compradores, el proyecto 'Hassan Centenary Terraces' contará con importantes comodidades, como un puerto deportivo para yates privados o lujosas suites. La idea inicial de los promotores es levantar seis torres de pisos destinados, en su mayoría, a "viviendas sociales".

Entre las facilidades que tendrán los futuros habitantes de estos inmuebles destacan el citado complejo para quien posea un yate particular, así como uno de los hoteles más importantes que albergará la colonia británica (no desvelan la marca). También se podrán encontrar los famosos outlets, para adquirir oportunidades de prestigiosas marcas, y una completa oferta de ocio con bares y restaurantes.

Otro de los reclamos de los promotores del 'Hassan Centenary Terraces' (en referencia al que fuera primer ministro gibraltareño) es su ubicación. Las torres se levantarán en la zona este del Peñón, a escasos metros de Eastern Beach y de Catalan Bay. Los pisos destacarán por sus excelentes vistas del Estrecho y de los amaneceres que podrán contemplar sus inquilinos finales. La urbanización tendrá, además, amplias zonas verdes y entradas desde el paseo marítimo que se prevé construir.

El Hassan Centenary Terraces de Gibraltar.
Proyecto de bloques de pisos en Gibraltar.

Respecto al tamaño, los pisos serán de entre una y cinco habitaciones y todos tendrán balcones al exterior. Otra de las características de estos bloques serán los materiales que se emplearán para su construcción: se definen en la promoción como bloques ecológicos en los que se utilizarán técnicas de construcción de bajo consumo energético.

Las viviendas que se entregarán a finales de 2020 tendrán, además, un sistema de alarma, un circuito cerrado de televisión en todas sus zonas (portales, ascensores, aparcamiento), la posibilidad de poder instalar una bomba de calor y frío en los pisos, calentadores de agua eficientes, doble cristal en todas las puertas de los balcones, sistema de ventilación en cocina y baños, ascensores de alta velocidad, escaleras de emergencia... Todo a un precio que los promotores no han desvelado aún.

Quejas de gibraltareños por las condiciones

El proyecto está diseñado para ser destinado a lo que Gibraltar llama "viviendas asequibles", un tipo de edificaciones en régimen de copropiedad entre el Gobierno del Peñón y los gibraltareños. El Ejecutivo de la colonia británica intenta así hacer más asequible el acceso a la vivienda, de manera que el propietario paga un porcentaje y el resto, hasta un 50%, corre a cargo del Gobierno.

Los gibraltareños ya han comenzado a interesarse por este proyecto urbanístico que será uno de los tres que complete la colonia en los próximos años (hay que sumar el Bob Peliza Mews y un tercero en Europort Avenue). Sin embargo, no todo son buenas noticias y algunos habitantes de la colonia ya han mostrado quejas por determinadas condiciones de acceso a estas viviendas. Por ejemplo, si un matrimonio gibraltareño sin hijos vende su piso en los primeros diez años porque tenga descendencia y necesitara otro de mayores dimensiones tendrá que pagar un recargo al Gobierno por esa venta anticipada. Con esta medida el Ejecutivo de la colonia intenta evitar la especulación con este tipo de "viviendas asequibles".

La zona donde se pretende levantar el 'Hassan Centenary Terraces' son aguas en conflicto entre el Gobierno británico y el español. El Ministerio de Exteriores considera que esas aguas son de soberanía española ya que en el Tratado de Utrecht solo cedió a los gibraltareños la ciudad, el castillo, el puerto, la defensa y las fortalezas. Reino Unido, por su parte, entiende que las aguas fueron cedidas en 1713 y que son suyas.

Hay que recordar que en julio de 2013 las autoridades del Peñón lanzaron al agua setenta bloques de hormigón para intentar construir un arrecife artificial. La acción provocó las protestas de las cofradías de pescadores de La Línea de la Concepción y Algeciras e, incluso, la Fundación Denaes logró reflotar uno de esos bloques llevándoselo a un lugar de España que no han querido desvelar.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING