Lunes, 24.02.2020 - 12:59 h

McGuinness abandona el Gobierno de Belfast para iniciar campaña presidencial

El viceministro principal norirlandés, el republicano Martin McGuinness, abandonó hoy su puesto en el Gobierno de Belfast para dedicarse a la campaña a las elecciones presidenciales de la República de Irlanda del 27 de octubre.

Dublín, 19 sep.- El viceministro principal norirlandés, el republicano Martin McGuinness, abandonó hoy su puesto en el Gobierno de Belfast para dedicarse a la campaña a las elecciones presidenciales de la República de Irlanda del 27 de octubre.

El Sinn Fein, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), anunció con anterioridad que a McGuinness le sustituirá temporalmente el ministro norirlandés de Educación, John O'Dowd.

Según las reglas establecidas para el funcionamiento del Ejecutivo norirlandés de poder compartido entre católicos y protestantes, el Sinn Fein no necesita el consenso de los otros partidos para modificar sus ministros en el Gobierno.

Existe, de hecho, el precedente sentado por el ministro principal, el unionista Peter Robinson, quien abandonó en 2010 temporalmente su cargo a raíz de un escándalo sexual y de tráfico de influencias protagonizado por su esposa Iris y fue sustituido por su correligionaria Arlene Foster.

En este sentido, la diputada del Sinn Fein en el Parlamento de Dublín, Mary Lou McDonald, aseguró hoy que la ausencia temporal de McGuinness no afectará la marcha del proceso de paz en la provincia británica.

Tampoco preocupa a la formación republicana, que se presenta a esta elecciones por primera vez en su historia, el hecho de que sus rivales tratarán de explotar el pasado de su candidato como dirigente del IRA durante gran parte del conflicto armado en la isla.

McGuinness, quien regresó a Irlanda después de viaje oficial a Estados Unidos, suele recordar que nunca ha ocultado su pasado, al tiempo que se presenta como un "promotor" de la paz centrado en el "futuro", según declaró poco después de que la ejecutiva del partido ratificase este domingo su candidatura.

Sus colegas del norte han reaccionado a la noticia con declaraciones que van desde la indiferencia hasta la hostilidad.

El líder del Partido Unionista del Ulster (UUP, tercera formación de la provincia), Tom Elliott, considera que su elección como presidente irlandés es cosa de los irlandeses, pero opinó que McGuinness debería dar más detalles sobre su pasado como dirigente de una organización que causó casi 2.000 muertos.

Para el diputado del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) Ian Paisley, hijo del reverendo Ian Paisley, la marcha de "políticos problemáticos" quizá sea una buena noticia, ya que podría permitir la entrada de "nueva sangre" en el terreno de la "política verdadera".

De momento, el político nacionalista tiene asegurado el apoyo de cuatro diputados independientes de la Cámara Baja irlandesa, que sumados a los 14 diputados y tres senadores que tiene el Sinn Fein en el Parlamento irlandés (166), supera los 20 apoyos que necesita un candidato presidencial para presentarse a estos comicios.

En caso de perder los comicios, McGuinness regresará a su puesto en el Gobierno de Belfast, que solo abandonará de forma definitiva si es elegido presidente de la República de Irlanda.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING