Viernes, 18.10.2019 - 06:42 h
Gesto social en plena crisis

Sánchez subirá el SMI a 900 euros en el consejo de ministros especial de Cataluña

El presidente anuncia un alza del 22% en la reunión que celebrará con su gabinete en Barcelona el próximo día 21 de diciembre.

Sánchez subirá el SMI a 900 euros en el Consejo de Ministros de Barcelona
Sánchez subirá el SMI a 900 euros en el Consejo de Ministros de Barcelona / EFE

El Gobierno ultima un gesto social hacia seis millones de españoles aprovechando la reunión especial del consejo de ministros en Barcelona el próximo día 21 de diciembre. El presidente Pedro Sánchez ha adelantado que su gabinete aprobará durante esa jornada marcada en rojo en La Moncloa la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros, lo que supondrá un aumento del 22% en relación a la cuantía actualmente en vigor. Es la mayor alza desde 1977. El sanchismo ya tiene su titular para Navidad: "Un país rico no puede tener trabajadores pobres", ha proclamado Sánchez.

El Ejecutivo quiere así destensar la relación con el Govern y los independentistas en plena crisis y cruce de declaraciones. Y, lo que es más importante, con los Presupuestos Generales del Estado en el aire y con la necesidad de que los secesionistas los apoyen para no tener que trabajar con las cuentas del Gobierno del PP.

El equipo de Sánchez sabe que la legislatura se juega en Cataluña y por eso el presidente ha querido empezar el pleno monográfico sobre la autonomía, que se celebra este miércoles en el Congreso, confirmando lo que avanzó su número dos en el partido el pasado fin de semana. El SMI se subirá a 900 euros y eso afectará directamente a un buen número de catalanes. Moncloa quiere, de esta forma, poner sobre la mesa una medida efectiva y dejar a un lado el órdago que han lanzado los independentistas al Gobierno y que ha puesto fin, al menos de momento, a la política de acercamiento del sanchismo hacia el Govern de Torra.

El Gobierno central tiene calculado cuántos catalanes se verán favorecidos por las medidas que quieren aprobar. Estas son las cifras que ofreció Sánchez: 1,5 millones de catalanes verán mejoradas sus nóminas gracias a la subida del SMI a 900 euros, 300.000 verán elevada su pensión, 20.000 se verán favorecidos por la recuperación del subsidio para mayores de 52 años y 36.000 favorecidos por la extensión del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas. Medidas reales que afectan al día de los catalanes: el mensaje de Moncloa es claro.

En relación a sus proyectos para impulsar una "modernización" de la economía Sánchez ha pedido a los grupos parlamentarios que aceleren las negociaciones para aprobar una reforma del polémico artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores (e que hace referencia a la subcontratación) y ha confirmado que su Gobierno aprobará un plan de empleo juvenil para reducir esta tasa de desempleo de quienes se incorporan al mercado laboral hasta en un 10%.

El presidente del Gobierno ha querido ser en todo momento muy cauto con los mensajes dirigidos a los independentistas. Moncloa necesita el 'sí' de ERC y, al menos, la abstención del PDeCAT para aprobar los PGE, de ahí que Sánchez no pueda ser tan contundente como algunos miembros del PSOE (especialmente desde algunas baronías) le reclaman. Las cuentas públicas marcarán el devenir de la legislatura y el Ejecutivo quiere presentarlas en enero para garantizarse su continuidad hasta 2020. Sánchez ha pedido "moderación" y "sensatez", y ha afirmado que su Gobierno defiende el "autogobierno" frente a quienes quieren independencia.

Sánchez ha hablado desde la tribuna del Congreso de las "mentiras" que han lanzado los líderes independentistas a los catalanes, precisamente para poner en valor que su Gobierno aprueba medidas que tienen efecto real en el día a día de los catalanes. También ha hecho alusión al Brexit y a las consecuencias negativas para la economía y la sociedad del adiós británico de la Unión Europea. Y, asimismo, se ha referido al referéndum de Escocia, considerado un modelo para los secesionistas catalanes. El presidente ha explicado que esa consulta fue posible gracias a un tratado de hace tres siglos, evidenciando que una situación similar no podría darse en Cataluña. Es su línea roja.

Ahora en Portada 

Comentarios