Lunes, 10.12.2018 - 02:50 h
Confesiones del presidente

Sánchez congela la subida de impuestos hasta que resuelva el conflicto de los PGE

La hoja de ruta del Gobierno contempla la aprobación urgente por decreto de la subida del SMI a 900 euros. Se hará antes de 2019.

Pedro Sánchez quiere resolver la aprobación de los presupuestos.
Sánchez quiere resolver la aprobación de los presupuestos antes de más medidas. / EFE

El Gobierno continúa trabajando para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2019. Es la conclusión que quiso transmitir Pedro Sánchez durante el día de la Constitución en un corrillo informal que mantuvo con periodistas. El área económica del Ejecutivo se encuentra inmersa en la confección de estas cuentas publicas, que se han convertido en una prioridad para Moncloa. Mientras, la tan anunciada subida fiscal -sobre todo lo que hace referencia a Sociedades- ha quedado en parte congelada, aunque algún 'impuestazo' se incluirá en los PGE.

El sanchismo sigue cofiando en poder sacar adelante esos Presupuestos sobre la bocina. Fuentes de Moncloa insisten en que todos los decretos aprobados por el Gobierno en estos seis meses de legislatura socialista han salido adelante del mismo modo: con las dos formaciones independentistas catalanas, ERC y PDeCAT, negando en un principio su apoyo al proyecto y, finalmente, girando hacia el sí. Es el mismo esquema que aspira a repetir Sánchez con las cuentas públicas que serán aprobadas en consejo de ministros en enero.

Sánchez dejó claro en los pasillos del Congreso que un posible rechazo al proyecto de ley de Presupuestos no implicaría un adelanto electoral (algo que en Moncloa han puesto en cuarentena después de lo sucedido el pasado domingo en Andalucía). El Ejecutivo también quiere presentar los PGE para mandar un mensaje de tranquilidad a la Comisión Europea: "Bruselas va a tener claro que este Gobierno cumple su compromiso con los Presupuestos", apuntó Sánchez. De momento, la operación reblandecimiento de ERC y PDeCAT ya está en marcha con llamadas y mensajes que implican a todos los ministros.

Antes de presentar los Presupuestos, Moncloa quiere acabar el año con un golpe de efecto. Una medida contundente capaz de levantar el ánimo a las filas socialistas. Así, Sánchez avanzó que en uno de los últimos consejos de ministros de este 2018 se dará luz verde a la subida del SMI a 900 euros. Para el Gobierno esta medida es “lo más urgente” y se aprobará en forma de decreto-ley.

El Gobierno socialista tiene esta hoja de ruta y en ella ha quedado congelada, en parte, la reforma fiscal. Tal y como ha publicado La Información, los proyectos relativos al impuesto a las tecnológicas y a la tasa a las transacciones financieras están siendo revisados, ante los problemas de implantarlos tal y como preveía el Ejecutivo. Algo similar ocurre con la subida de Sociedades: el plan inicial era incluirla en los PGE pero las presiones de las empresas están complicando todo.

La legislatura y los Presupuestos se juegan en Cataluña y el Gobierno se va a volcar en lo que queda del año en intentar cortejar a los independentistas. Primero con el pleno monográfico del día 12 en el Congreso, donde se espera algún anuncio de calado relacionado con alguna reforma del Estatut. Luego con el consejo de ministros que se celebrará en Barcelona el 21. Y Sánchez confirmó en la cámara baja que pedirá una reunión con Quim Torra el mismo día 21. “Si no se produce será responsabilidad suya”, advirtió.

El Presidente también tuvo palabras para Vox y su éxito en Andalucía. "Vox no influirá en los independentistas porque ellos tienen su estrategia propia", explicó. “PP y Cs no van a moderar a Vox; Vox los va a radicalizar”, añadió. Sánchez sigue adelante con la intención de limitar los aforamientos y anunció que hablará con el resto de líderes, en persona o por teléfono, en los próximos días. También manifestó su apoyo a Susana Díaz tras la crisis abierta por las palabras de José Luis Ábalos enseñándole la puerta de salida.

Ahora en Portada 

Comentarios