Oleícola Jaén reitera su compromiso de convertir su orujera de Baeza en una almazara visitable

Oleícola Jaén ha reiterado su compromiso de convertir su orujera en una almazara visitable en Baeza (Jaén) y ha apuntado que de no haber condicionado el Ayuntamiento baezano la aprobación del proyecto de actuación con el plan especial de la Cornisa Sur, actualmente "se estarían finalizando las obras de reconversión".

A través de un comunicado, Oleícola Jaén ha indicado que fue la alcaldesa, Dolores Marín, la que "eligió el camino largo del plan especial" aún teniendo informes, entre ellos de Diputación y del Colegio de Arquitectos, que apuntaban a que "no era necesario esperar a la aprobación del plan especial".

Recuerda la empresa que el citado plan especial "solo cuenta con una aprobación inicial y por lo tanto aún puede sufrir cambios y no se sabe cuando será su aprobación definitiva". En este sentido, apunta que la aprobación inicial del plan especial "conlleva consigo la suspensión del otorgamiento de licencias por periodo de un año".

Añade que Oleícola Jaén "está trabajando dentro de los plazos legales establecidos, para solicitar la autorización ambiental unificada" y que "cumplimentará toda la documentación necesaria para que el proyecto de reconversión sea una realidad".

Por último, señala que los trámites del plan especial son más largos que los de la autorización ambiental unificada, por lo tanto "no hay porque preocuparse por el factor tiempo de la empresa".

La empresa Oleícola Jaén propietaria de la orujera de Baeza ha propuesto reconvertirse en una almazara turística abierta y visitable para así acabar definitivamente con el problema de la emisión de humos en el municipio y que le ha llevado a tener parte de sus instalaciones precintadas judicialmente tras las correspondientes denuncias interpuestas desde el consistorio baezano.

El proyecto contempla desmantelar los tres secaderos de orujo donde irá ubicada una almazara de última generación para la elaboración de aceites de alta gama e invertir en I+D+I. Se ubicará una bodega de diseño junto a un museo para enseñar cómo se elaboraba antiguamente el aceite de oliva junto con otros enseres.

Otra de las actuaciones dentro de este proyecto será reconvertir el troje de alperujo en un gran jardín de olivar con 50 variedades de olivo del mundo. En la entrada de la factoría se instalará un centro de interpretación del olivar y del aceite con sala de catas, tienda, restaurante con cocina preparada para poder albergar demostraciones (showcooking) y cursos con especial incidencia en el uso del aceite de oliva en el arte culinario, congresos de médicos para explicar las fantásticas bondades saludables que posen los virgen extra.

La inversión del proyecto ronda los cuatro millones de euros y conlleva, según la empresa, un incremento puestos de trabajo que se sumarán a los 40 ya existentes.

Ahora en Portada 

Comentarios