Sábado, 16.12.2017 - 08:05 h
Eliminada a las primeras de cambio

Finalmente sí pesó el independentismo: Barcelona se queda sin ser sede de la EMA

Recibió sólo trece apoyos frente a Milán, Copenhague y Ámsterdam, que resultó elegida la ganadora en la votación definitiva

Barcelona eliminada: se queda sin la Agencia Europea del Medicamento
   

Barcelona no será la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. La vendieron como estrella y en casos así lo más frecuente es acabar estrellado, que es lo que ha terminado por ocurrirle a la capital catalana. Se presumía como la gran favorita, junto a Milán, para suceder a Londres como 'casera' de la Agencia después del 'Brexit', pero no pudo superar la primera votación: sólo recibió trece apoyos, escasos frente a Milán, Copenhague y Ámsterdam, a la postre vencedora por sorteo tras empatar a votos con la metrópoli italiana.

La ciudad condal finalizó el escrutinio en quinta posición, también detrás de Bratislava, y por delante de Atenas, Bonn, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Helsinki, Lille, Oporto, Sofía, Estocolmo, Viena y Varsovia. Otras capitales como Zagreb y Dublín, y Malta, que no había especificado una ciudad concreta, se habían retirado de la carrera por la EMA.

Esa primera ronda apenas duró un cuarto de hora, tiempo suficiente para que los servicios legales del Consejo de la Unión Europea contabilizasen los votos de las 27 delegaciones de los Estados miembros. Votos, por otra parte, que son secretos, en un sistema que recuerda al de 'Eurovisión': cada país debía repartir seis puntos (tres, dos y uno) entre las tres candidatas que consideraban más aptas.

La Agencia Europea de Medicamentos se encarga de la evaluación científica, la supervisión y la vigilancia farmacológica en la Unión Europea. Actualmente cuenta con 890 personas en su plantilla, aunque existía el temor previo a la votación de que ésta pudiera reducirse hasta en un 70% en función de la ciudad escogida. Su actividad, sin embargo, genera unas 36.000 visitas cada año.

Posicionada casi unánimemente como la mejor candidata para 'heredar' la sede de la EMA, a Barcelona sólo podía fallarle el impacto del desafío soberanista catalán, y finalmente así ha sido. Desde un primer momento, la Unión Europea manifestó su rechazo a la declaración unilateral de independencia, y pese a que la república no llegó a salir a flote (ni a ser reconocida por prácticamente ningún Estado), las sensaciones no eran las idóneas para que la capital de Cataluña acogiera a ningún organismo europeo.

Las reacciones políticas tras el descalabro de Barcelona no se hicieron esperar, con acusaciones enfrentadas entre independentistas y constitucionalistas. La ministra de Sanidad, Dolors de Montserrat, fue especialmente crítica como representante española en el Consejo de Asuntos Generales donde se celebró la votación. "Me atrevo a decir que este quizás es uno de los daños directos, otro de los daños directos, que nos ha podido llevar el independentismo de Cataluña", sentenció.

En la misma línea, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, lamentó con "rabia" que "el golpe separatista deje a los barceloneses y a España" sin la sede europea. "Paremos esta ruina", suplicó a través de su perfil en Twitter. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, esperó que "esta sea la última víctima del 'procés'", y aseguró estar "muy decepcionado".

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, lamentó que la EMA haya ido a parar a Ámsterdam y calificó de "una oportunidad histórica perdida" el varapalo de la votación.

También a través de las redes sociales, el 'expresident' Carles Puigdemont acusó al Estado de "sentenciar con violencia, retroceso democrático y el 155" una candidatura que, según él, "hasta el 1 de octubre era favorita"; y apuntó: "El éxito del 155: encarcelar líderes civiles y la mitad del Govern legítimo, forzar el exilio de la otra mitad, erradicar el autogobierno y ahora ya podemos sumar empobrecer el territorio".

Más tibia fue la alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, que afirmó que ni la DUI ni la aplicación del 155 "han ayudado" a la candidatura de Barcelona, y pidió colaborar "para que todo el trabajo hecho sea aprovechado para nuevos retos de futuro". 

Aparte de la EMA, los ministros también debían decidir la reubicación de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que también deberá abandonar su sede en Londres a consecuencia del 'Brexit'. En este caso,  la Unión Europea a Veintisiete ha elegido París como nueva sede.

Las candidatas eran Bruselas, Dublín, Luxeburgo, Fráncfort, París, Braga, Viena y Varsovia.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios