Domingo, 17.12.2017 - 14:59 h

Rajoy solo tiene la opción del PNV para aprobar los PGE y salvar la legislatura

El PNV es la única baza con la que cuenta el Gobierno para aprobar los Presupuestos de 2018 y poder garantizarse La Moncloa hasta 2020.

Moncloa cuenta con salvar el veto del PSOE con el apoyo de los nacionalistas vascos, con quien ya se cerró un acuerdo histórico (Cupo incluido) para este año.

Te interesa leer: Casi tres décadas de cesiones a nacionalistas para mantener a PP y PSOE en el poder

Rajoy solo tiene la opción del PNV tras el 1-O para aprobar los PGE y salvar la legislatura

El Gobierno de Rajoy solo tiene una baza para salvar los Presupuestos Generales del Estado de 2018: el PNV. Descartado cualquier tipo de apoyo por parte del nuevo PSOE de Pedro Sánchez o un giro radical del PDeCAT, una opción que llegó a plantearse el ministro Cristóbal Montoro, la única oportunidad para sacar adelante las cuentas públicas pasa por lograr el 'sí' de los nacionalistas vascos. En Moncloa confían en que después del 1 de octubre se pueda cerrar el acuerdo.

En el Ejecutivo no están pensando en disolver las Cortes o adelantar las generales, sino todo lo contrario. El objetivo es completar la que han llamado "legislatura de la recuperación", tal y como ha venido repitiendo el Presidente del Gobierno en numerosas intervenciones. Para conseguirlo les falta relativamente poco, ya que solo haría falta sacar adelante los Presupuestos de 2018 para completar los cuatro años de Gobierno (en 2019 podrían prorrogar las cuentas del próximo año y llegar a 2020 con comodidad). 

El mayor escollo es, efectivamente, el PNV. El inicio de la negociación con el partido con sede en Sabin Etxea se ha aplazado una semana para que el referéndum del 1 de octubre no influya en la misma En Moncloa, no obstante, son optimistas respecto a un acuerdo, aunque sea in extremis, explican fuentes del Gobierno. Será, por tanto, a partir del día 2 cuando tanto el ministro Montoro, como la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el grupo parlamentario popular comiencen a cortejar a los nacionalistas vascos. En un primer momento no está contemplada la intervención de Rajoy, aunque tendría que ser el Presidente del Gobierno quien cerrara el acuerdo.

El acuerdo a siete (PP, Ciudadanos, PNV, UPN, Foro, CC y NC) cerrado el año pasado invita al optimismo en el Ejecutivo. Fue una "negociación dura", pero se cerró de manera satisfactoria para ambas partes, con un acuerdo histórico sobre el Cupo. A ello hay que sumar que hace apenas dos meses el PNV ayudó al Gobierno a aprobar el techo de gasto en el Congreso, lo que indica que existe sintonía en momentos importantes.

Las fuentes gubernamentales consultadas recuerdan que en el acuerdo de Presupuestos de 2017 se cerraron varios "compromisos plurianuales" con el País Vasco. Por ejemplo, se acordó la construcción del tren de alta velocidad con un calendario concreto de cantidades y plazos. El Gobierno se comprometió a invertir hasta 3.380 millones en el trazado hasta finalizar las obras en 2023, por lo que se espera que el PNV siega siendo su "socio" (palabra que no quieren pronunciar los jeltzales) en la votación presupuestaria. También hubo un acuerdo a varios años para la remodelación de la terminal de Jundiz y la construcción de la plataforma de Lezo-Pasaia. El pacto para reponer las plazas de la Ertzaintza invita, asimismo, al optimismo en el Ejecutivo.

[Te interesa: El Congreso aprueba el techo de gasto para 2018]

Respecto a los plazos que se manejan para presentar el Proyecto de Ley de Presupuestos de 2018, en el Gobierno son conscientes de que los tiempos se pueden ajustar, como ya hicieron en 2017. Así, aunque en el artículo 134 de la Constitución se recoja que "el Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior" (el plazo se cumple este domingo 30 de septiembre), se pueden reducir los periodos de aprobación en el Senado.

El método que se maneja es el ya empleado con los PGE de 2017 cuando en la Cámara Baja no se tocó ni una palabra del proyecto que salió del Congreso (no se aceptó ninguna enmienda) para que éste se publicara directamente en el BOE.

Los Presupuestos, por tanto, serán el próximo gran reto de Rajoy tras el 1-O, ya que para solucionar la crisis catalana en el Gobierno consideran que hará falta más tiempo. Si no consigue el acuerdo con el PNV se tendrán que prorrogar las cuentas de 2017, lo que haría más cercano un adelanto electoral.

Ahora en portada

Comentarios