El jeque Salman se convierte en el favorito tras recibir el apoyo de África

El jeque Salman Bin Ebrahim Al Khalifa recibió este viernes en Kigali un apoyo por parte de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) que puede resultar decisivo en la carrera a la presidencia de la FIFA.

"El comité ejecutivo de la CAF decidió que dará su apoyo completo a la candidatura del jeque Salman para la presidencia de la FIFA", declaró a la prensa en Kigali (Ruanda) el vicepresidente de la CAF, Suketu Patel, a la salida de una reunión del comité ejecutivo de la instancia.

El segundo vicepresidente Almamy Kabele Camara precisó a la prensa que la decisión fue tomada "por unanimidad".

"Estoy orgulloso, por supuesto", declaró Salman brevemente tras el anuncio. "Si tengo al apoyo y la confianza, podrá serlo" (presidente de la FIFA).

Considerado hasta hoy como uno de los candidatos con más opciones de suceder a Joseph Blatter junto al suizo Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, el presidente de la Confederación Asiática (AFC) pasa a ser el indiscutible favorito para la elección del 26 de febrero en Zúrich.

Con 54 países afiliados, la CAF dispone de la mayor reserva de votos en el Congreso de la FIFA, por delante de la UEFA (Europa, 53), Asia (46), Concacaf (América del norte, central y Caribe, 35), Oceanía (11), y Sudamérica (10), y tiene la particularidad de que sus miembros suelen votar en bloque sin apenas discrepancias internas.

Prueba de la importancia del evento y del papel crucial que jugará África, cuatro de los cinco candidatos a la presidencia de la FIFA se han desplazado a la capital ruandesa, que alberga actualmente el campeonato de África de Naciones: el francés Jerome Champagne, exsecretario general adjunto de la FIFA, el jeque Salman Bin Ebrahim Al Khalifa de Bahréin, presidente de la Confederación Asiática, el suizo Gianni Infantino, número 2 de la UEFA, y el sudafricano Tokyo Sexwale.

Sólo el Príncipe jordano Ali Bin Hussein declinó estar presente.

La elección de África no sorprende después de la firma de un acuerdo de colaboración entre la CAF y la AFC el 15 d enero. Este acercamiento fue duramente criticado por el Príncipe Ali, quien vio en ello quien vio en ello "un intento de violar las reglas electorales", lo que explica la ausencia en Kigali del hermano del rey de Jordania.

La propuesta de Catar de organizar en 2015 la Copa de África de naciones en lugar de Marruecos, a causa del virus Ébola, fue reveladora de la buena sintonía entre ambas confederaciones de los dos continentes. La competición tuvo lugar finalmente en Guinea Ecuatorial.

"Era el secreto de Polichinela (secreto a voces)", afirmó Gianni Infantino, quien se consideró "más que nunca" en la carrera para la presidencia de la FIFA, y "muy, muy confiado".

La decisión de la CAF es en todo caso un contratiempo para Tokyo Sexwale, único candidato africano en liza, y refuerza los rumores sobre su posible adhesión a la candidatura del jeque Salman. El hombre de negocios sudafricano, antiguo compañero de prisión de Nelson Mandela, dejó abierta la puerta a esta posibilidad la semana pasada al declarar que haría "todo para que el presidente de la FIFA sea de África o de Asia, pero no de Europa", añadiendo que era "tiempo de alianzas".

Su propia federación (SAFA) manifestó su inquietud ante lo "discreto" de su campaña.

Por el momento el sudafricano no se siente "traicionado" ni "decepcionado" por la CAF.

Pero al jeque Salman le queda un último escollo por salvar: varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han criticado su papel durante la represión de los movimientos de protesta contra el régimen de Bahréin en 2011.

Su eventual ascenso al frente de la FIFA pondría el foco sobre la atribución del Mundial-2022 a Catar, del que fue un ferviente partidario.

Mientras, la FIFA sigue inmersa en la peor crisis de su historia, salpicada por los constantes casos de corrupción.

kn-sa/ybl/cto/iga/mcd

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios