Miércoles, 13.11.2019 - 18:18 h

Las propuestas de Podemos prometen impuestos hasta por respirar

  • El programa de Podemos promete impuestos hasta por respirar y será un calvario para ahorradores, empresarios, inversores y rentas medias altas con patrimonio.
  • Se corregirá progresivamente la dualidad de la tarifa entre rentas del trabajo y ahorro en el IRPF, para avanzar hacia una tarifa única. El ahorro se paga caro.
Iglesias quiere una 'supervicepresidencia' que, además del CNI, coordine a policías y jueces contra la corrupción

El plan de Podemos para la recuperación del país y el fin de la desigualdad tiene más aristas de las que parece y más optimismo del necesario. Apenas tiene en cuenta que, al final, por más que confían en el poder del Estado, son los inversores, empresarios, emprendedores y trabajadores que quieren prosperar y se esfuerzan para ello en una empresa, los que generan riqueza. Sin esa aportación poco o nada puede hacer el BOE para generar empleo y calidad de vida.

Dicho esto, el programa de Podemos apuesta por el gasto, 96.000 millones más, el efecto multiplicador de la inversión social y una subida de impuestos de la que no se salva casi nadie: el que ahorra algo de su sueldo, el que lleva ahorrando toda la vida y tiene un apartamento en la playa o algo de patrimonio y los empresarios (no todos son multinacionales), que han empezado ahora a sacar cabeza o a contratar a gente.

Podemosha puesto sobre la mesa un documento de casi 100 páginasque pretende ser la hoja de ruta para negociar con el PSOE y que quiere contrarrestar al que los socialistas ha hecho llegar a los partidos para lograr la investidura de Pedro Sánchez.

Dejando atrás las líneas rojas, entre ellas la prioridad de celebrar un referéndum en Cataluña, el partido morado dedica una parte importante del informe a la economía y, concretamente, a la reforma fiscal, de la que pretende obtener fondos para su objetivos en materia social.

El peso de esta reforma fiscal -subida de impuestos- recaería según Podemos sobre las "rentas más acomodadas y sobre los sectores de población con mayor patrimonio" y confían buena parte de los nuevos recursos al "efecto multiplicador" derivado del "efecto expansivo" de la política presupuestaria, algo que en principio es más que cuestionable si se penaliza a empresas vía a impuestos. Además se corregirá progresivamente la dualidad de la tarifa entre rentas del trabajo y ahorro en el IRPF, para avanzar hacia una tarifa única.Instaurar un impuesto de solidaridad a los bancos

Entre otras innovadoras medidas, la formación de Pablo Iglesias pretende instaurar un "impuesto de solidaridad" a las entidades financieras privadas con carácter extraordinario, con el fin de recuperar progresivamente las cantidades que el sector ha recibido directamente en forma de ayudas públicas.

Así, Podemos fía buena parte de sus nuevos ingresos fiscales a la lucha contra el fraude, algo que se cuestiona incluso desde Ghesta -el sindicato de Técnicos de Ministerio de Hacienda-, que ve desdibujada la iniciativa de la formación morada en esta materia e instan a cuantificar el aumento de plantilla para combatir el fraude.

En cuanto al IRPF, el partido de Pablo Iglesias pretende incrementar los impuestos a partir de 60.000 euros de base imponible, aumentar el número de tramos del IRPF y el tipo marginal de cada tramo desde el 45 % actual hasta un 55 % para rentas superiores a 300 000 euros anuales. Con ello, el objetivo es recaudar 10.000 millones más hasta 2019.

Para, los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) son "positivas" las propuestas de Podemos para mejorar la progresividad del IRPF.

Según Hacienda, 7,6 millones de contribuyentes -el 40% del total- declaran menos 12.000 euros en el impuesto sobre la renta y aportan menos 1.000 millones de euros -el 1,5%-. El grueso del impuesto recae sobre las clases medias y medias altas. Así, los contribuyentes que ganan entre 21.000 y 60.000 euros representan el 30% de los contribuyentes y aportan el 52% de los ingresos. Son estos tramos los que aguantan la recaudación del impuesto sobre la renta.

Sin embargo, subir los impuestos a los tramos más altos afecta a pocos contribuyentes. Por encima de 150.000 euros, solo hay el 0,38% de declarantes que aportan el 12,6% de ingresos.

La recaudación por IRPF prevista por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, es de 75.432 millones en 2016, un 3,4% más que en 2015.

La propuesta de Podemos ha sido cuestionada por algunos economistas y expertos, entre ellos, Jesús Alfaro, catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Autónoma de Madrid, que en su cuenta de Twitter ha ido desgranando muchas de las medidas y cuestionándolas con diferentes argumentos.Reformar el IRPF para q pase de recaudar 70.000 a 80.000 millones ¿cómo? acojónese cualquiera q gane + de 25.000 euros— jesus alfaro (@jesusalfar) febrero 15, 2016

Esto suena maoista (reeducación) "si algun partido se ve tentados a extraviarse, la sociedad sabrá llamarles a la senda d diálogo y respeto"— jesus alfaro (@jesusalfar) febrero 15, 2016

#aperitivo de política energética ya... ni saben el vocabulario. Será "autoproducción" pic.twitter.com/oPYd0n7XI0— jesus alfaro (@jesusalfar) febrero 15, 2016

Y no han incluido este pedazodecoste en sus cálculos ¿cuánto nos van a subir los impuestos? pic.twitter.com/nMfXx4W4l9— jesus alfaro (@jesusalfar) febrero 15, 2016

En cuanto al Impuesto de Sociedades, Podemos asegura que se reformará en profundidad, "con unos tipos efectivos realmente próximos a los tipos nominales, que se fijarán en el 30%, y se establecerá un tipo mínimo para las grandes empresas y un tipo diferencial para los beneficios distribuidos y los beneficios reinvertidos, que será del 25%. Se pretende recaudar 12.000 millones más.

Según Hacienda, el único de los grandes tributos que no alcanzará su máximo histórico en 2016 será el impuesto sobre sociedades, cuya recaudación se situará en 24.868 millones.

Para llegar a los objetivos de Podemos sería necesario recaudar 3.000 millones extra en Sociedades cada año.Impuestos, y más impuestos

El partido de Pablo Iglesias pretende también implantar nuevos impuestos y establecer una fiscalidad verde que desincentive el uso de fuentes de energía contaminantes e incentive el uso de las renovables y la eficiencia energética, impulsando la convergencia de la presión fiscal medioambiental española con la media de la Unión Europea.

Se reformarán los impuestos sobre los hidrocarburos y sobre el carbón y, en particular, los beneficios fiscales existentes, se aplicará una exención del impuesto sobre la producción de la electricidad para las instalaciones renovables de menos de 100 kilovatios y se igualarán los tipos impositivos sobre la gasolina y el gasóleo.

Además, se reformará el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica para tomar en consideración las características contaminantes de los vehículos y se estudiará la posibilidad de establecer tasas por el uso de determinadas infraestructuras de transporte.

Ahora en Portada 

Comentarios