Los estudiantes denuncian el desalojo y piden la dimisión del rector de la Universidad de Barcelona

  • Barcelona, 18 mar (EFE).- El Sindicat d'Estudiantes dels Països Catalans (SEPC), mayoritario en los claustros de las universidades catalanas, ha pedido hoy la dimisión inmediata del rector de la Universidad de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, y de todo su equipo, por haber pedido el desalojo policial de los alumnos antiBolonia.

Barcelona, 18 mar (EFE).- El Sindicat d'Estudiantes dels Països Catalans (SEPC), mayoritario en los claustros de las universidades catalanas, ha pedido hoy la dimisión inmediata del rector de la Universidad de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, y de todo su equipo, por haber pedido el desalojo policial de los alumnos antiBolonia.

Los Mossos d'Esquadra han desalojado hacia las 05.00 horas al centenar de estudiantes que permanecían encerrados desde el pasado 20 de noviembre en el edificio histórico del rectorado de la UB para protestar por el Plan de Bolonia.

En un comunicado, el sindicato mayoritario de estudiantes, el SEPC, ha denunciado que la entrada de los Mossos demuestra la "inoperancia" de los rectores a la hora de gestionar con diálogo los conflictos universitarios.

Por este motivo, han pedido la dimisión de Ramírez y de todo su equipo, al considerar que son los máximos responsables de la entrada de los Mossos en la universidad.

Al mismo tiempo, han exigido al conseller de Universidades, Josep Huguet, y a la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, que se posicionen públicamente sobre la entrada de las fuerzas policiales en las universidades públicas catalanas.

En cualquier caso, el sindicato ha advertido de que "la violencia policial, las detenciones, las expulsiones y las difamaciones" contra los estudiantes no lograrán paralizar su lucha "en defensa de una universidad pública y de calidad".

Por su parte, la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes (CAE) ha denunciado la "persecución violenta e indiscriminada" por parte de los Mossos, que han comparado con la represión que sufrían los universitarios durante "la transición".

Por su parte, la UB ha señalado que el rectorado ha decidido pedir el desalojo ante la "imposibilidad de garantizar las mínimas condiciones de seguridad, tanto de las personas como del patrimonio".

"El incremento de la tensión y de la violencia hacia miembros de la comunidad universitaria por parte de personas integradas en los colectivos encerrados en centros de la UB, visualizados en el encierro en el Edificio Histórico de noviembre pasado, ha derivado en una situación de riesgo marcada por un clima de provocación y deterioro de la convivencia", ha asegurado el centro universitario en un comunicado.

No obstante, la UB mantiene que la vía de diálogo iniciada con los estudiantes "continúa abierta".