Las empresas con pérdidas durante seis meses podrían acogerse al despido objetivo


El Gobierno sigue perfilando el documento que esta tarde remitirá a los agentes sociales y a los grupos políticos. De hecho, tras el Consejo de Ministros estaba prevista una nueva reunión para seguir trabajando en la propuesta. En la rueda de prensa posterior al Consejo, el ministro de Trabajo ha apuntado algunos puntos más de la reforma.Según Celestino Corbacho, una cuestión que se planteó en las reuniones con los sindicatos y empresarios y que todavía está sobre la mesa es la posibilidad de que una empresa se acogiese a las causas de despido por motivos objetivos tras seis meses de pérdidas continuadas. Aunque no hubo acuerdo, el ministro ha adelantado que "esa postura estará ahí".Fuentes gubernamentales han explicado que no se incluirá tal cual en el documento que se enviará esta tarde porque se deja abierto a la negociación con los grupos políticos para detallarla. Pero aseguran que se ve con buenos ojos esta propuesta y que los sindicatos no se oponían a ella, si bien por ejemplo pedían acotarla más con precisiones como que se aplicara a las "empresas" y no "a los centros de trabajo" con pérdidas.
Contratos por obra no más de tres añosAdemás, Corbacho ha señalado que los contratos por obra tendrán un máximo de dos años ampliable a tres porque acabar con la excesiva temporalidad del mercado laboral español es uno de los principales objetivos de esta reforma.Fuentes gubernamentales señalaron que otra de las novedades que incluirá el texto es crear una "comisión de arbitraje" para que en un plazo de diez días dicha comisión -compuesta por representantes de los trabajadores y de la empresa- solventen cualquier desacuerdo que pueda haber en la negociación colectivo.Receptividad en todos los grupos
La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha defendido que esta reforma es"ambiciosa", "sustantiva" y "necesaria para avanzar en la recuperación de las crisis y sobre todo para sentar las bases de cara al futuro". Y ha querido dejar claro que aunque prevé una "reducción de los costes laborales", en "ningún caso" supondrá una merma de los derechos de los trabajadores.La 'número dos' del Ejecutivo ha dicho que se buscará el mayor consenso posible para que la reforma laboral "esté lista antes de que acabe este mes". El miércoles el Consejo de Ministros aprobará el decreto ley con el convencimiento "de que el Gobierno ha hecho un trabajo serio y riguroso". Entre el lunes y el martes se mantendrán encuentros con las diferentes fuerzas políticas.
Reunión con Montoro el martesFuentes gubernamentales han confirmado que Corbacho se verá el martes con Cristóbal Montoro, portavoz económico del PP, y que el lunes por la tarde podría verse miembros del PNV y CiU, los grupos que, en opinión del Gobierno, "más cómodos se podrían encontrar en esta reforma laboral".Las mismas fuentes aseguran que ven"buena predisposición en el PP", a quien esperan sumar a esta reforma, mientras que han confirmado que con Izquierda Unida todavía no ha habido contactos aunque los habrá "por cortesía parlamentaria". IU ha sido la fuerza política que más se ha opuesto a las intenciones del Gobierno de reformar las reglas del mercado laboral.En este sentido, Corbacho añadió que ahora se abre un proceso en el que se buscará el "mayor apoyo político posible". Y ha querido añadir que ese documento no será el real decreto ley en sí, sino "el núcleo central de la reforma laboral".