Por qué Felix Baumgartner no batió el récord de tiempo en caída libre


  • Saltó desde más altura y abrió el paracaídas más tarde pero estuvo menos tiempo en caída libre.

  • La clave está en la velocidad y en el paracaídas de frenado que utilizó Kittinger en 1960.

Las cifras del salto de Felix Baumgartner

Las cifras del salto de Felix Baumgartner Chiqui Esteban / Antonio Martínez Ron

Domingo 14 de octubre. Son las 20,07 h (hora española) y el austriaco Felix Baumgartner acaba de saltar desde la cápsula Stratos. El mundo contempla sin respiración su caída al vacío, los primeros metros parece caer a plomo y estable pero un instante después las imágenes le muestran girando sin control y tratando de decir algo que desde tierra no se entiende. Baumgartner ha subido en globo más alto que ningún otro ser humano, ha saltado desde la mayor altura hasta la fecha (39.045 metros) y los indicadores muestran que acaba de batir el récord de velocidad (1.342.8 km/h), pero por algún motivo abre el paracaídas momentos antes de batir el último récord.

Baumgartner pone fin a la caída libre 4 minutos y 22 segundos después del salto. Se ha quedado a 14 segundos del anterior récord, los 4:36 que Kittinger tardó en caer en su salto estratosférico y pionero de 1960. En las previsiones de Red Bull estaba que Felix cayese durante 5:35 minutos, pero el salto se ha quedado muy lejos de esa marca. ¿Qué ha sucedido? ¿Algo ha ido mal? ¿Ha sido - como insinúan algunos medios - una señal de respeto a su maestro?

La explicación oficial es que el visor de Baumgartner se empañó - se había empezado a llenarse de vaho en el ascenso - hasta hacer imposible la visibilidad. En estas condiciones, Baumgartner no habría tenido más remedio que poner fin a su hazaña, por motivos de seguridad. Pero cuando acciona el paracaídas apenas le separan 1.615 metros del suelo, los previstos inicialmente por Red Bull, y no tiene mucho margen para continuar.

Como se aprecia en el gráfico, hay un dato llamativo: si Baumgartner saltó desde más arriba y ha frenado mucho más abajo que Kittinger (el estadounidense activó el paracaídas principal a 5.486 metros, más del triple de altura), ha recorrido más espacio, ¿cómo es posible que no haya batido su reto de la caída libre de más tiempo?

Es obvio que Baumgarner recorrre más espacio, pero lo hace a más velocidad y esto reduce el tiempo de caída. De hecho, Red Bull preveía que el saltador estuviera 5 minutos y medio en el aire y cayó más rápido de lo esperado. Entre las posibles explicaciones está el tiempo en el que perdió el control y no pudo controlar el rozamiento, es posible que en ese periodo recorriera más distancia de la prevista en un principio.

Por otro lado, parece que Kittinger ofreció más resistencia al aire en su caída. No podemos saber qué velocidad llevaba cada uno en cada punto, pero sí la velocidad media de ambas caídas, ya que conocemos la distancia que recorrieron y el tiempo que tardaron. Las velocidades medias son de 515, 83 km/h para Baumgartner y de 337,104 km/h para el americano. No solo influye que el austriaco recorriera el espacio que recorrió Kittinger en menos tiempo, también es importante la aceleración acumulada y la masa que llevaban ambos saltadores encima era diferente: Kittinger llevaba más peso y más superficie, tuvo que saltar de espaldas por las características de su traje.

Algunos físicos, como Rhet Allain, han hecho las cuentas del salto para encontrar la causa de este desajuste. En su blog de Wired, Allain calcula que, debido a la ausencia de rozamiento, Baumgartner llega al punto desde el que salió Kittinger con más de 1.000 km/h de velocidad y de ventaja, y llega a la conclusión de que debe haber una diferencia de masa y de rozamiento, algo que con los datos que ha aportado Red Bulll hasta ahora, y los que se tienen de 1960, es difícil de determinar. Pero se escapaba un detalle importante sobre el salto de Kittinger: en su mítico salto Excelsior III, que batió todos los récords de la época, desplegó un pequeño paracaídas de frenado que estabilizó su caída.

Si se revisan los vídeos originales del salto de Kittinger se puede observar el momento exacto en que despliega este estabilizador que fue un primer prototipo del paracaídas de frenado que usarían después los pilotos de cazas. En el minuto 2:45 y 3:36 del siguiente vídeo se observa cómo abre ese paracaídas que frenaría ligeramente el descenso del pionero y explicaría en buena parte la diferencia de tiempos en la caída de uno y otro.

En resumen, y a falta de más detalles por parte de Red Bull, la explicación de por qué Baumgartner no batió en tiempo de caída a libre a Kittinger parece la suma de tres factores: el estadounidense ofrecía más resistencia al aire (más superficie + paracaidas de frenado), el austriaco recorrió más espacio en menos tiempo y perdió el control del rozamiento de su traje durante un tramo largo, lo que sumado al problema con el visor, provocó que no pudiera batir la marca establecida en 1960 y le faltaran 14 segundos.