"Acercamiento" entre trabajadores de limpieza y US en la tercera jornada de paros parciales


SEVILLA|

La tercera jornada de paro parcial convocada por trabajadores del servicio de limpieza de las instalaciones de la Universidad de Sevilla (US) por las condiciones laborales a las que se ven sometidos en Ferroser S.A., contrata externa que ejecuta un contrato por cuatro años, se ha saldado con un "acercamiento" entre la plantilla y la institución, aunque no con la propia empresa.

Así lo ha indicado a Europa Press el presidente del comité de empresa de Ferroser, Juan Antonio Martín (SAT), que ha precisado que este miércoles se han iniciado conversaciones, aún no oficiales, con la Dirección de la Unidad de Limpieza, a la que han entregado su propuesta, que pasa por una subida salarial y la adopción de mejoras sociales.

Ahora, los empleados se encuentran "a la espera" de lo que decida la Hispalense. Mientras, prosiguen con sus paros y concentraciones, que en los últimos días han congregado a cerca de 200 personas: este miércoles se han programado en el Rectorado y el campus de los Perdigones.

La convocatoria comprende, desde este pasado lunes y hasta el 21 de octubre, cinco jornadas de huelga parcial, con paros de tres horas y media diarios. Se ha establecido a este fin una tabla de turnos de mañana y tarde, con sus correspondientes horarios de 'parón', pues aunque el cronograma establecido por defecto es de 6,00 a 13,00 horas y de 12,00 a 19,00 horas, hay horarios distintos en función de la hora de entrada de los empleados.

El comité de empresa asegura haber seguido todos los pasos preceptivos antes de la convocatoria de huelga, aprobada mediante asamblea de trabajadores y con recogida de firmas de los mismos --negociación, acto de conciliación, presidencia de convenio, arbitraje--.

Según sostienen, la empresa se niega a subir sueldos que llevan congelados desde 2012, "habiendo incluso disminuido la plantilla en casi 90 trabajadores y asumiendo el resto las tareas de éstos". Lo mismo, aseveran, sucede con las excedencias, bajas, prejubilaciones o jubilaciones, con un aumento de las facultades, "mientras que la Universidad de Sevilla, como cliente, está mirando para otro lado".

Afirman que no ha existido en Ferroser "la más mínima intención de negociar, y más bien nos ha parecido una tomadura de pelo para estar durante más tiempo prolongando esta situación, cada vez más insostenible por parte de unos trabajadores que cada día tienen más carga de trabajo y menos retribución, frente a una empresa que cada día va asumiendo más pliegos y contratos, pero con muchísimo menos personal".