El desamor de los franceses por Macron, tras 100 días como presidente


  • La popularidad del presidente Emmanuel Macron cae en picado: solo un 36% de los franceses dice estar satisfecho con su labor, frente al 62% de hace tres meses.

  • Este otoño se prevé movido con la reforma laboral que introduce cambios a favor de las empresas y facilita el despido.

  • Te interesa leer: Macron ya prepara una reforma laboral que 'imita', y mucho, a la de Rajoy

Manuel Macron

Manuel Macron

Aunque los cien primeros días de la Presidencia de un mandato equivalen solo al 5% del total de los cinco años como mínimo de mandato, desde hace décadas se utilizan como termómetro para evaluar la capacidad o incapacidad de un líder. El presidente de la República de Francia, Emmanuel Macron, se convirtió en el presidente más joven de la historia de Francia y cien días después de su elección, se hunde en los sondeos lastrado por una decepción en el plano doméstico que va en aumento.

El semanario británico The Economistlo muestra en su portada caminando sobre el agua, bajo el título "¿El salvador de Europa?", pero en las encuestas, el francés cae en picado: solo un 36% de los franceses se dicen satisfechos con su labor, frente al 62% de hace tres meses, según Ifops

Aunque se han cumplido varias promesas de campaña, como el voto de una ley de moralización de la vida política tras los escándalos que salpicaron la campaña electoral, otras medidas, como las que buscan limitar el déficit, han indignado a los franceses.

Los funcionarios, por ejemplo, se muestran descontentos con su remuneración, mientras que los jubilados están molestos con un impuesto que reducirá sus pensiones. Las familias más modestas, que han visto como se reducían sus ayudas, también están en desacuerdo. La decepción va en aumento entre casi todos los sectores de la sociedad. ¿El último frente? La renuncia del jefe del Estado Mayor del ejército tras el anuncio de recortes presupuestarios en Defensa ha tensado las relaciones con los militares.

También en el seno de su formación existen tensiones. Por el camino, en estos tres meses ya se han quedado fuera cuatro ministros. Las investigaciones judiciales sobre posibles conductas irregulares provocaron la dimisión de François Bayrou (Justicia), Richard Ferrand (Cohesión territorial), Sylvie Goulard (Defensa) y Marielle De Sarnez (Asuntos europeos). 

Te interesa leer: Macron afronta el reto de ocupar el Elíseo sin contar con partido ni equipo

En Marché, un partido sin experiencia política

Su partido En Marche logró en junio lo que parecía imposible: la mayoría en la Asamblea Nacional, sin embargo la poca experiencia de sus diputados está siendo muy criticada. No en vano, la base electoral del presidente, que logró frenar a la ultraderechista Marine Le Pen, es vista como frágil. Su línea centrista, con un programa "de izquierda y de derecha", es atacado por todos bandos.

Tras el verano, otoño se anuncia movido con la reforma laboral, a menudo comparada con la del español Mariano Rajoy, porque introduce cambios a favor de las empresas y facilita el despido. Al menos, dos sindicatos ya han convocado acciones para el 12 de septiembre.

Te interesa leer: Macron frena la deriva antieuropea y populista en Francia

En el plano internacional, el mandatario francés ha tenido en cambio más éxito y ha sabido imponerse a dos gigantes de la diplomacia mundial, Vladimir Putin y Donald Trump, a los que recibió en París, a pesar de las críticas.

Ferviente proeuropeo, Macron se muestra cómplice con la canciller alemana, Angela Merkel, y espera poder impulsar una Unión Europea, desgastada por el Brexit. El francés tiene por delante al menos 57 meses, tiempo suficiente para hacer, deshacer y 'volver a enamorar' a los franceses.