ESPAÑA Consulte aquí la lista de morosos

La justicia portuguesa dice que los padres de Madeleine McCann no son sospechosos del caso pero tampoco inocentes


  • La pequeña Madeleine McCann desapareció de un hotel en Portugal en el año 2007.

  • Los documentos judiciales que se han hecho públicos esta semana señalan que los padres de la niña no son sospechosos pero que eso no significa que sean inocentes.

Una vagabunda desaparecida en Roma dispara los rumores ¿Podría ser Madeleine?

Una vagabunda desaparecida en Roma dispara los rumores ¿Podría ser Madeleine?

Esta semana se ha conocido el fallo de 76 páginas que la justicia portugesa ha realizado sobre el caso de la desaparición de Madeleine McCann. Los jueces señalan en este documentos que el caso se ha archivado por la falta de pruebas lo cual no implica la inocencia de los padres de la niña. "El caso no fue archivado porque los fiscales creían que Kate y Gerry, eran inocentes, sino por una falta de evidencias".

Los madres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, desaparecida en 2007 en Portugal, fueron descartados como sospechosos en 2008. Sin embargo, documentos judiciales conocidos ahora señalan que eso no significa que el matrimonio sea inocente.

"El archivo del caso vino determinado por el hecho de que los fiscales no lograron obtener pruebas suficientes", añade el tribunal antes de concluir que, según publica The Mirror, "por lo tanto, no parece aceptable que el fallo, basado en la insuficiencia de pruebas, se equipare a la prueba de inocencia".

Este es el segundo varapalo judicial que sufren los padres en 2017. Hace unas semanas, estos jueces fallaron contra Kate y Gerry McCann en el juicio que mantenían contra Gonçalo Amaral, el primer policía luso que se hizo cargo del caso. Amaral insinuó en un libro que la pareja era la responsable de la "muerte" de la niña de tres años.

Según los jueces, el derecho de expresión de Amaral está por encima del derecho al honor de la pareja. Los jueces decidieron que las afirmaciones de Amaral, en su libro basado en las investigaciones policiales, estaban "dentro de límites admisibles en una sociedad democrática y abierta".